Remitidos

Declarar non grato, un acto ruin y comunista

abascal
photo_camera Santiago Abascal arenga a sus simpatizantes en la Plaza de África (C.A./ARCHIVO)

Voy a comenzar el artículo evidenciando un hecho que es, además, la parte que me resulta más descorazonadora de todo el escrito. Este no es, en ningún modo, un artículo en defensa de la figura de Santiago Abascal, sino en completo repudio de la propia figura de la etiqueta de “non grato”, sea quien sea la persona objeto de este Sambenito. Y, ¿por qué digo que es la parte más descorazonadora? Sencillo. Porque tener que explicar eso es consecuencia de la polarización estatalista que vive la sociedad española en la actualidad. Cualquier manifestación de cualquier tipo, el primer (y a menudo único) filtro al que es sometida la exposición es si va contra mi facción o con mi facción, sin más análisis, perdiendo desde la esencia cualquier tamiz de respeto u honor que debiera haber sentado la línea roja principal. Todo vale. Y ese todo vale convierte el enfrentamiento en una enmienda a la totalidad en una carrera donde todo vale, y todo se espera, por lo que todo se intenta. Y si todo se intenta es que todo se quiere poder hacer. Y si todo se quiere poder hacer, es precisamente como se gesta ese aglutinamiento destructivo e inquisitorial que todo lo controla y, en consecuencia, todo lo dirige de forma inexorablemente liberticida. Es la cualidad intrínseca del estatismo. El estatismo lleva inherente el liberticidio pues se sustenta en una moral colectiva, algo que debiera ser siempre de índole individual siempre que se encuadre en la tríada del respeto a la vida, a la libertad, y a la propiedad. Y es esta declaración de “non grato” una forma más de expresar el colectivismo. El estatismo. La bota en el cuello de quien considero que está fuera del estado porque, como ya dijera Luis XIV, “L'État, c'est moi”, y si los que controlamos la moral así lo juzgamos, no eres parte de nosotros.

La disyuntiva es fácil de solventar. En una democracia real jamás puede existir la figura de la persona “non grata”. Las instituciones jamás deberían tener poder de evaluar o no la gratitud del pueblo, en tanto que es en la democracia donde cada individuo evalúa con su papeleta la gratitud que tiene o no por cada político. Existe además la paradoja kafkiana que precisamente a la persona más votada de la ciudad (que fue Abascal), es a quien han declarado non grato usando la triquiñuela de hacerlo desde el gobierno de la ciudad aprovechando que Redondo sacó miles de votos menos para las locales, lo que permite dejarlos fuera del gobierno de la ciudad. La imposición de esa etiqueta, además de ser un acto propio de la Inquisición o del Estado Islámico, es una promesa de sangre que solo puede causar un ciclo interminable de enfrentamientos y persecuciones muy propios del estatismo generalmente izquierdista. Como suele ser la socialdemocracia, comunismo, nacionalsocialismo, fascismo…

Esto es un paso más a las clásicas etiquetas gratuitas generales de “fascista” (y me refiero en general, no a la Asamblea de Ceuta), lo cual además es una absoluta paradoja ya que el fascismo es una evolución hegeliana del socialismo, y, por lo tanto, una ramificación de ésta (al igual que el nazismo: nacionalSOCIALISMO), con la salvedad de que estos tenían a la familia como célula social, mientras que el comunismo da un paso más hacia el autoritarismo estatista y destruye por completo el concepto de familia para subyugar de forma más efectiva al individuo bajo la bota del estado. No es de extrañar, por ejemplo, contextualizando, que el padre de la filosofía que nutrió el fascismo definiera la revolución francesa como “la verdadera libertad”. Robespierre seguro que encajaría en la Asamblea de Ceuta. Desprendiéndonos de hecho de prejuicios, si examinamos las formaciones que más encajan en la actualidad con el fascismo, vendrían a ser formaciones como ERC, o el peronismo actual de Argentina. Que, por cierto. Investiguen de donde vino Perón justo antes de tomar el poder y que influencia tuvo en él. Sus herederas son las del “todes” y el pañuelo verde. Es también donde un grupo de ex miembros de la liga espartaquista en su mayoría (movimiento marxista de Rosa Luxemburgo), se reúnen en una cervecería de Múnich y fundan el partido nazi. Blanco y en botella.

Y mi pregunta es. ¿Por qué no, en ese contexto, la humanidad no declara non grato al comunismo? ¿acaso no son al menos ciento cincuenta millones de asesinatos, tirando por lo bajo, razón suficiente para este menester? A la sección de izquierdas socialista denominada como “nacionalsocialismo”, le bastó con unos seis millones para ser repudiado como se merece por casi toda la humanidad, como individuos, que es como realmente se repudia algo. La respuesta de por qué no se ha declarado non grata la ideología más criminal (con números) de la historia de la humanidad, se llama foro de Sao Paulo y Gramsci. En definitiva, no puede existir extrema izquierda sin genocidio y persecución. Y en Ceuta, ya hay algún partido de extrema izquierda que ha permitido que se aliente a las persecuciones étnicas en la plaza de los Reyes.

Y vuelvo al matiz. Abascal NO es bajo ningún concepto un político afín a nuestras ideas, siendo la línea de este Think Tank infínitamente más tendente a la línea de Díaz Ayuso, dentro de nuestra idea paleolibertaria, pero no podemos dejar de condenar y repudiar el concepto de que una institución se subrogue la potestad de llamar a alguien “non grato” por sus ideas. Las ideas se contraponen con ideas, y si no tienes ideas para confrontar, a lo mejor es que la verdad no está de tu lado.

Asamblea de Ceuta. Aquí un mensaje. Empiecen a trabajar y a ganarse el sueldo. Luchen porque formemos parte de la unión aduanera. Luchen por que seamos zona Schengen. Luchen para que estemos protegidos bajo el paragua de la OTAN, que luego bien que nos prohíben suministrar a barcos rusos y tragamos. Dejen de jugar a ser revolucionarios de mariscada y corbata y empiecen a actuar en beneficio de aquellos a los que le metéis la mano en el bolsillo, ya que no podemos evitar que nos metáis la mano en el bolsillo para financiar vuestras excentricidades.

Comentarios