Remitidos

No le den más vueltas y no metan la pata otra vez

Un vigilante de seguridad junto a un Policía Nacional en Loma Colmenar (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Un vigilante de seguridad junto a un Policía Nacional en Loma Colmenar (C.A./ARCHIVO)

Desde la Federación de Servicios Movilidad y Consumo de la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores de Ceuta no podemos pasar por alto el comunicado remitido a los medios de comunicación por la Fundación Samu al respecto del intrusismo laboral que venimos denunciando.

Nos parece una “ABERRACIÓN” el término utilizado para definir las funciones de la vigilancia privada de REPRESIVAS.

¿De verdad no han calculado el alcance de ese término? Según la RAE "represión" es "un acto o conjunto de actos, ordinariamente desde el poder, para contener, detener o castigar con violencia actuaciones políticas o sociales".

Miren, les queremos aclarar una cuestión, en España solo existen dos tipos de VIGILANCIA contempladas en nuestra legislación, la pública (ejercida por Policía Nacional y Guardia Civil) y la privada (ejercida por vigilantes privados) y creemos que ninguna de ellas ejerce REPRESIÓN alguna.

Y ya puestos, ¿porqué no nos explican cómo ejercen el control de los residentes en los centros de acogida de menores no acompañados? Es evidente que un mínimo de control ejercerán, ¿no? Lo contrario sería una temeridad por parte de los responsables de dichos menores, en este caso la Ciudad Autónoma.

No le den más vueltas y no metan la pata otra vez, todos sabemos que el tema es económico, sí o sí.

Habrá que preguntar a quien corresponda dónde irán las partidas destinadas a dichos menesteres.

Comentarios