Remitidos

Felicidades, Mr. President

15 años desde el primer juramento de Juan Vivas como presidente de la Ciudad. Fue el punto final de la etapa ceutí del GIL, cerrada de un portazo con una moción de censura contra Antonio Sampietro que fue respaldada por los concejales populares y algunos de los hasta entonces miembros del Grupo Independiente Liberal. Tránsfugas colocaron a Vivas al frente de éste su primer Gobierno en el que también tuvieron un puesto.

15 años desde el primer juramento de Juan Vivas como presidente de la Ciudad.

Fue el punto final de la etapa ceutí del GIL, cerrada de un portazo con una moción de censura contra Antonio Sampietro que fue respaldada por los concejales populares y algunos de los hasta entonces miembros del Grupo Independiente Liberal. Tránsfugas colocaron a Vivas al frente de éste su primer Gobierno en el que también tuvieron un puesto.

15 años después, recordamos que Vivas accedió a la Presidencia sin encabezar ninguna lista y con la ayuda de personas que, según él mismo, habían abierto un periodo de inestabilidad política, incapaces de gestionar la Ciudad después de ganar las elecciones sin programa y por inercia.

En el 2003 ganó Vivas sus primeras elecciones encabezando una lista. Eran años en los que el nuevo presidente decía que Ceuta “necesita alcanzar los niveles de vida y empleo equiparables a la media española y europea” y quiso transmitir «confianza y optimismo respecto al futuro de esta ciudad”.

La realidad ha sido bien diferente y en la actualidad estamos lejos de la confianza y el optimismo: los niveles de empleo nunca han estado más lejos de la media española y europea. Las primeras tasas de paro en Ceuta, por primera vez disgregadas respecto a Melilla, fueron del 17,6% en 2005, del 24,7% en 2009, y del 29, 3% en 2011. Hoy, tres lustros después, son más de 12.600 los desempleados en nuestra ciudad.

La cifra de parados se ha multiplicado por cuatro en 15 años. Hemos conocido el término 'parado de larga duración' y hoy tenemos, en una ciudad que fue de pleno empleo, muchas familias con todos sus miembros sin empleo ni ingresos.

Al amparo de los fondos europeos, mejoraron algunos aspectos de la Ciudad que se dotó de infraestructuras, ni siempre necesarias ni siempre libres de escándalos. Pero las carencias siguen estando ahí. Y la abundancia de recursos ni transformó las estructuras internas ni nos preparó para el futuro.

Hoy día disfrutamos de una ratio de deuda municipal per cápita de las más altas de España mientras siguen apareciendo, sin ningún sonrojo ni responsabilidad, facturas o reconocimientos de nuevas deudas. ¿Para presumir de gestor?

Asolamiento de la estructura productiva y pesquera de la Ciudad; Planes de empleo que nunca dieron resultado; falta de entendimiento entre Administraciones para la obtención de suelo destinado a viviendas y centros escolares; insuficientes y mal gestionados servicios sociales; una Administración utilizada para hacer y pagar favores… Y problemas que no teníamos: ni en la frontera ni en el Estrecho. Porque el Puerto, como hace quince años, sigue esperando que lleguen barcos que no sean ferris.

¿Y socialmente? ¿En qué se parece esta Ceuta a la de hace quince años? Repasen el informe 'Crisis económica y desigualdad en un espacio fronterizo: las condiciones de vida de la población de Ceuta' de Carlos Rontomé y José Miguel Cantón que hace escasos días tuvimos oportunidad de comentar.

Tantos años al frente del Gobierno hace que se queden sin argumentos exculpatorios. No hay más responsables de la actual realidad ceutí que ustedes. Por acción y por omisión. De lo bueno y de lo malo. De su realidad urbana, de su realidad económica y de su actual realidad social. Echen un vistazo a su alrededor: esta es la Ceuta del Partido Popular. La de Juan Vivas.

 

 

Comentarios