Remitidos

Ante una nueva agresión a una compañera

Entrada principal del Hospital Universitario/ C.A.
photo_cameraEntrada principal del Hospital Universitario/ C.A.

La Federación de Servicios a la Ciudadanía del sindicato CCOO (FSC-CCOO) denuncia la falta de medidas dispuestas para prevenir las agresiones al personal sanitario. 

Ayer se produjo una grave agresión a una compañera, enfermera de un centro de salud. Los daños la obligaron a acudir al servicio de urgencias hospitalarios. Durante el último mes han salido a la luz agresiones tanto en el centro de salud de El Tarajal como en el servicio de urgencias de atención primaria. A esto hay que sumarle el intento de robo con arma de fuego que sufrió un trabajador en el hospital universitario. Las agresiones verbales o físicas que padecen los profesionales del INGESA son por desgracia algo cotidiano y la frecuencia es mucho mayor de la mostrada por las estadísticas ya que es conocido por todos que muchas de las agresiones no son denunciadas ni comunicadas. La elevada presión asistencial, las altas expectativas de algunos usuarios (en ocasiones imposibles de satisfacer por el sistema)...las causas son múltiples.

​Queremos condenar esta agresión, mostrar nuestro apoyo a la compañera agredida y ofrecerle lo que necesite de nuestro sindicato sino que además queremos dejar claro que la responsabilidad de la seguridad de los trabajadores sanitarios es del INGESA y es a nuestros directivos a los que hacemos responsables de no desarrollar las medidas necesarias ni implicarse ​lo suficiente​  en la prevención de estas situaciones. No podemos olvidar que la semana pasada cuando vino la ministra todo eran sonrisas en nuestros directivos. Y la ministra apenas vino a traer unas cuantas plazas que ni siquiera recuperan las que se han perdido estos años y unos cuantos euros más para unas decenas de profesionales. Aparte de eso también traía un plan estratégico y algún que otro unicornio.

Desde hace años, CCOO ha venido exigiendo la aplicación de medidas preventivas, las hemos reclamado por escrito reiteradamente, hemos pedido rondas más frecuentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, y si fuese necesario una presencia permanente en los centros sanitarios​. Y si no hay efectivos que los ceda el delegado del gobierno que los tiene allí permanentemente. Nuestros trabajadores tiene​n​  exactamente el mismo derecho que el delegado a cumplir sus funciones con seguridad. Hemos pedido detectores de metales como cuentan otras administraciones con menos conflictividad que la sanitaria (para hacernos una idea del calibre del problema hay que recordar que la Organización Internacional del Trabajo ha constatado que el 25% de la violencia en el trabajo se produce en el ámbito sanitario). Hemos pedido botones antipánico portátiles para los profesionales más expuestos, hemos pedido que la seguridad privada pueda disponer de armas si es necesario. Vamos a solicitar la convocatoria del comité de seguridad e higiene y vamos a exigir una solución a esta problemática. Ciertamente el trabajo a domicilio supone un reto en seguridad pero si es necesario quizá los profesionales tendrán que ir siempre acompañados de otro profesional para realizarlos claro que para eso tendríamos que contar con un numero de profesionales adecuado.​

 En definitiva todas las medidas posibles para que la seguridad de los trabajadores sea ​la máxima​ posible.

Comentarios