Remitidos

Sobre el nuevo reglamento de seguridad

La Asociación Marea Negra por la Seguridad Privada, quiere exponer su punto de vista respecto al recién salido Reglamento de Seguridad que, consta de 388 páginas donde supuestamente entrará en vigor a lo largo de este mismo año.


Será previsiblemente éste, el que mejore la calidad y eficacia de los servicios en favor de preservar la seguridad de los ciudadanos en la lucha continuada contra el delito.
Somos conocedores de que este Reglamento será el que marque un antes y un después en los cerca de 245 profesionales que actualmente hay en la ciudad ceutí, ya que éste será el que dicte el funcionamiento del día a día de éstos.
Observamos que es algo histórico el incluir en este Reglamento, la información y ciberseguridad, ya que se establecerán requisitos y condiciones a las empresas de seguridad que presten este tipo de servicios para así garantizar, la calidad de los mismos. No queremos obviar que toda empresa que pretenda prestar servicios en sectores estratégicos en normativas de infraestructuras críticas, se someterán a una auditoría externa obligada (antes inexistente).
Esta entidad tiene sus preocupaciones referentes a varios artículos que aparecen en el Reglamento, por ejemplo el carácter de agente de la autoridad, donde vemos que no está bien definido y causará problemas a la hora de desarrollar sus funciones, ya que son ambiguos.
Otra cuestión que aparece en el ya mencionado Reglamento es la apertura de este mercado (seguridad) a nuestras Fuerzas Armadas; no tenemos nada en contra, pero sí que entendemos que es ilógico, ya que actualmente de las habilitaciones dichas anteriormente, son más de 180.000 los desempleados, por lo que no entendemos el querer sumar más personal.
Otro punto que queremos abordar es el referente al de los eventos deportivos, donde se específica el número de agentes de seguridad por persona. Esta medida nos parece incoherente e imposible de llevar a cabo. Sin embargo respecto a la dotación de estos profesionales, no vemos incremento alguno, por lo que siguen portando la misma defensa y los mismos grilletes.
Tampoco observamos mejoras respecto al aumento de agentes de seguridad en los diferentes servicios, por lo que con este nuevo Reglamento, seguirá un único vigilante el que atienda su servicio con los riesgos que conlleva, cuando se encuentran en una estación de autobuses o controlando enormes parcelas de placas solares, por ejemplo. De nada han valido las numerosas muertes de estos agentes parece ser, porque siguen apostando por un vigilante en solitario sin protección ni compañía de un segundo agente. Dando prioridad al dinero y no mirando por la vida de una persona.
Los guardas rurales (punto al que también alude este Reglamento) se encuentran muy desprotegidos en terrenos cinegéticos, con su vehículo y en solitario; nosotros pensamos que deberían ir acompañados también por otro compañero. En cuanto a los medios con los que cuentan, nos parecen insuficientes porque a la hora de comunicarse con la Guardia Civil, lo hacen desde un teléfono móvil propio que, pocas veces tiene cobertura, por lo que su desprotección es más que evidente. Nosotros proponemos que sean las Comunidades Autónomas y la propia Administración quienes tendrían que subvencionar todo el material necesario para que éstos profesionales desempeñen sus funciones y no que se lo tengan que costear absolutamente todo.
Y ya por último, preguntar a todos y cada uno de los que han colaborado en el desarrollo de este manual:
¿Se ha contado con sindicatos y asociaciones minoritarios en la realización del mismo? Y ¿con vigilantes, escoltas y guardas rurales? formulamos estas preguntas porque de poco sirve que, aquellos que están sentados en despachos, ajenos a lo que verdaderamente ocurre en la calle, sean los que opinen sobre las pautas o necesidades de éstos, además desconocen los peligros a los que se tienen que enfrentar. Los verdaderos conocedores de este trabajo, son los que día a día, desempeñan estas funciones. Por lo que no entendemos que no se cuente con ellos.

Comentarios