Remitidos

Sobre la presencia de la Policía Local en la N-352

Un agente de la local en la N-352/ C.A.
photo_cameraUn agente de la local en la N-352/ C.A.

La Policía Local está para servir a la ciudad de Ceuta, no para servir de muleta a un delegado del Gobierno que no sabe, o no quiere, cumplir con sus obligaciones. 

Ante la nueva situación generada en la Policía Local como consecuencia de las decisiones políticas del Gobierno de la Ciudad para atender a los problemas ocasionados por el caos fronterizo, la Sección Sindical de CCOO de la Policía Local quiere hacer público el siguiente comunicado:

 1º.- CCOO considera que el caos de la frontera es un problema muy grave que afecta al funcionamiento de la ciudad en su conjunto y que, en consecuencia, el Gobierno de la Ciudad debe contribuir en la medida de sus posibilidades a resolverlo. 2º.- En concordancia con lo anterior, CCOO considera que la Policía Local puede, y debe, desempeñar un papel importante en el intento de acabar con las terribles colas de la frontera, en tanto que es un cuerpo experimentado y especializado en materia de tráfico de vehículos, pero eso sí en su ámbito competencial.

Estaremos allí presentes haciendo gala de la profesionalidad y vocación de servicio público que nos ha caracterizado, dejando claro que no somos los únicos actores en la resolución de este problema así como cuál es la administración que tiene la principal responsabilidad en su solución. 3º.- CCOO considera que esta “ampliación de los servicios” no se puede hacer en detrimento de otros que tienen también importancia para el conjunto de la Ciudadanía. Los servicios extraordinarios (y estos lo son claramente) deben estar debidamente dimensionados y dotados con el personal suficiente y su correspondiente aumento de cobertura horaria. Esta circunstancia debe resolverla el nuevo Superintendente que hasta la fecha no lo ha hecho.

4º.- El indudable ánimo de colaboración y cooperación entre la Ciudad y la Administración General, incluidos los diversos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, no puede ser interpretado de manera errónea como una “sustitución “ de unos cuerpos por otros y una “ilegal delegación de competencias” de una administración en otra; que es lo que está pasando. Comprendemos que en una situación extraordinaria, y por tanto provisional, por razones de capacidad operativa (la administración general se mueve con más lentitud y dificultad), la Policía Local pueda asumir más competencias de las que le corresponden en puridad de criterio en un momento puntual y determinado. Pero lo que no podemos aceptar, y no lo vamos a hacer, es que la Delegación del Gobierno no cumpla con sus obligaciones ni ejerza sus competencias debidamente, convirtiendo algo excepcional en “norma”, porque no lo es.

5º. La incompetencia del delegado del Gobierno tiene que tener algún límite. La Policía Local está para servir a la ciudad de Ceuta, no para servir de muleta a un delegado del Gobierno que no sabe, o no quiere, cumplir con sus obligaciones. La situación de la frontera de Ceuta demanda una plantilla de Guardia Civil y Policía Nacional acorde con las verdaderas necesidades. No valen más excusas. Si esta realidad no se asume, y no se obra en consecuencia, el Gobierno de la Ciudad, con su Presidente a la cabeza, tendrá que tomar decisiones. Todo tiene un límite. La paciencia de los policías locales, también.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad