Remitidos

Primero Venezuela; Ceuta puede esperar

Yussef Mebroud (C.A.)
photo_cameraYussef Mebroud (C.A.)

Me pregunto si a Guaidó le hubiera dado por pisar Ceuta, seguro que otra medalla habría caído. Ni lo duden.

Mientras Ceuta está siendo asfixiada, Gobierno central y oposición deciden centrar sus preocupaciones en asuntos “bolivarianos”. Por un lado, mientras hemos conocido que un ministro de Gobierno se reúne de manera cuanto menos “sospechosa” con la vicepresidenta de Venezuela. Por otro, una oposición que recibe a Guaidó entre vítores siendo incluso condecorado con la medalla internacional de la Comunidad de Madrid. Me pregunto si a Guaidó le hubiera dado por pisar Ceuta, seguro que otra medalla habría caído. Ni lo duden.

En mitad de esta semana como digo,  con cierto cariz y sabor venezolano, nuestra ministra para Asuntos Exteriores y de Cooperación, se reunía con su homólogo marroquí a fin de abordar, entre otros, la crisis suscitada por el legislativo rabatí en delimitar sus aguas territoriales. Seguidamente, la ministra aterrizaba en Canarias para calmar al gobierno insular comunicándole que Marruecos no tomará ninguna decisión de manera unilateral sin previo acuerdo con España. 

 ¿Y a Ceuta no se le ha ocurrido ni pasado por la mente venir ministra? ¿Acaso sus compañ[email protected] de Daoiz no le han notificado que nuestra ciudad está en proceso de asfixia? La gente de Ceuta estamos cansados de la dejadez de unos y otros cada vez que se alternan en el gobierno del país con nuestra tierra. Aquí, de Ceuta, sólo se acuerdan para prometer pero las soluciones nunca llegan. No llegó ni llega la inversión en recursos materiales y humanos para nuestra frontera, la de toda España. Como no llega la tan prometida frontera inteligente. Por no hablar de cómo la gente de Ceuta tenemos que sufrir esas cinco o seis horas en la zona de embolsamiento cada vez que queremos salir al país vecino. Eso ni le ha importado a sus predecesores ni parece que vaya a cambiar con ustedes, desgraciadamente. Estamos cansados de ser los perpetuos olvidados por el Gobierno de la Nación quien como última medida, ni siquiera envía a nuestra ciudad todas las transferencias que le corresponden.

A una pregunta de los periodistas sobre Ceuta y Melilla, la ministra declaró, en unas escuetas palabras: “Estamos de acuerdo en que se necesitan vías de concertación y diálogo”.

Fin de la cita.

Una respuesta (escuetamente) ministerial, muy diplomática pero que, a todas luces, resulta muy insuficiente para la situación crítica que atraviesa nuestra ciudad. Merecemos algo más que esas escuetas palabras que ya no tranquilizan a nadie en esta tierra.

Necesitamos hechos.

En efecto, los partidos localistas ceutíes, hemos sido los únicos en exigir que la grave situación que atraviesa nuestra ciudad esté incluida en el orden del día de los asuntos a tratar con el vecino país. De los partidos ceutíes de corte nacional, mejor no esperar nada dado que para estos asuntos, los jefes de Madrid son los que dan directrices e instrucciones de tal modo que si esta semana el asunto estrella era Venezuela, solo se habla de Venezuela.  Además de ello, tienen un mantra: atacar a cualquier gobierno de la nación que no sea de su partido ni afín a su ideología en vez de mirar, como intentamos hacer otros a diario, por lo mejor para Ceuta, gobierne quien gobierne.

Durante las numerosas campañas electorales del pasado año, la frontera del Tarajal fue trending topic en cuanto a visitas de líderes de partidos de corte central. ¿Dónde están ahora que es cuando Ceuta está siendo asfixiada? Prefieren permanecer callados y mirar como han hecho ahora, hacia otro continente.

   La sensación de que la visita de la ministra a Marruecos, ha pasado totalmente desapercibida para los intereses de Ceuta y los ceutíes, ya que, según parece, lo primero e importante es Venezuela.

 Ceuta puede esperar.

Comentarios