Remitidos

Reforma y ampliación del centro de salud “El Tarajal”, un proyecto que se eterniza

Concentración de personal de enfermería en el centro de El Tarajal (ARCHIVO)
photo_cameraConcentración de personal de enfermería en el centro de El Tarajal (ARCHIVO)

Seis años y ni un solo ladrillo. A comienzos de 2018 se cumplirán cinco años del abandono de las obras de Ampliación y Reforma del Centro de Salud “El Tarajal”. Un proyecto que se inició con su licencia de obras, su dotación de crédito presupuestario y su acta de replanteo.

Una obra que se paralizó gubernamentalmente, como el nuevo Hospital de Melilla y como otras muchas obras en España, pocos meses después y sin haberse construido prácticamente nada, quedando patente la incapacidad del INGESA para solventar los problemas que se presentaron.

Se han intentado soluciones descabelladas, como cuando especularon con la posibilidad de efectuar reformas en el antiguo Ambulatorio “José Lafont” y trasladar provisionalmente a dicha ubicación la actividad del Centro de Salud mientras durasen las obras, pero sin tener en cuenta la antigüedad, el abandono y la precariedad de un edificio de más de cincuenta años, para declarar tiempo después que las instalaciones del viejo centro no eran las idóneas. Otro bandazo de los gestores del INGESA y más pérdida de tiempo.

A estas alturas y viendo que el tiempo se les echa encima, el INGESA ya ha abandonado la idea de buscar unas instalaciones provisionales en tanto se realicen los trabajos, por lo que parece ser que ya no les preocupa la situación en que trabajará su personal, ni las condiciones en que recibirán asistencia los usuarios.

En fechas recientes anunciaron los responsables del INGESA, que salvo imprevistos, las obras se iniciarán en el primer trimestre de 2018 y tendrán una duración de 30 meses. Obras que comenzarán con un Centro de Salud situado muy cerca de una frontera inmersa en graves e irresolubles problemas: caos circulatorio, grandes atascos a cualquier hora del día, construcción de nuevos viales, etc., penalidades que ya vienen sufriendo nuestros trabajadores y usuarios desde hace mucho tiempo y que la despreocupación e ineptitud de los responsables del INGESA, los condena a seguir sufriendo por mucho tiempo más.

Por el contrario, la FeSP-UGT de Ceuta, si está seriamente preocupada, por las condiciones laborales de nuestros trabajadores y la atención sanitaria de nuestros usuarios, independientemente de la necesidad de contar con un nuevo Centro de Salud moderno y eficiente. Por eso no cesaremos en nuestras denuncias al INGESA

Comentarios