Remitidos

Sobre el retraso del abono de la nómina a los docentes interinos

Asamblea de docentes de Pidoce (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraAsamblea de docentes de Pidoce (C.A./ARCHIVO)

Tras la noticia que ha saltado en los medios de comunicación a cerca del impago de la nómina del mes de septiembre a todos los interinos de Ceuta, la Asociación “Plataforma de Interinos Docentes de Ceuta” (PIDOCE), quiere poner de manifiesto su profundo malestar y asombro por cómo se están gestionando las cuestiones educativas desde hace ya algunos meses.

Esta denominada “incidencia” sobre el retraso de la nómina de septiembre es incomprensible por diversos motivos. Según reza en prensa, aludir a “problemas técnicos” es una afirmación demasiado genérica y con poco fundamento para explicarle a más de 300 afectados que no cobrarán su mensualidad en tiempo y forma; información además que en ningún momento se llega comunicar de manera oficial a los afectados.

También se usa como justificación el hecho de que el día 2 de septiembre fue festivo y que eso, por un lado se retrasaron los nombramientos de los funcionarios interinos por parte de Delegación del Gobierno, y que, por otro, en Hacienda se opusieron a que los trámites pertinentes sobrepasaran el día 5, cayendo además en este mes en sábado.

Causa estupefacción ver como este año está pasando esto en Ceuta cuando precisamente en este mismo mes en Melilla los interinos sí que han logrado cobrar el mes septiembre por primera vez tras haber estado muchos años mirando a Ceuta con anhelo por estar cobrando su nómina con un mes de retraso. Inconcebiblemente, se han girado las tornas en este aspecto.

Estos hechos denotan una aparente falta de organización y de previsión de las Administraciones responsables, y la también aparente poca empatía por solucionar un trámite que repercute en contra de unos 300 trabajadores públicos que, ahora más si cabe, con las complicaciones causadas por el Covid-19, están demostrando su máxima entrega hacia su profesión. Profesionales que ante estos hechos manifiestan su malestar por no ver su trabajo debidamente reconocido.

Lo que resulta más inexplicable de este atropello, es que si tal acontecimiento parece que se conocía desde el día siete de septiembre, no se pusiera sobre aviso a los afectados, permitiéndoles así al menos que pudieran organizar su economía familiar sabiendo de antemano y con tiempo que no cobrarían hasta finales de octubre ya que muchos tienen que hacer frente a diversos pagos cuantiosos como puedan ser hipotecas, préstamos, seguros...etc, o ¿A caso los bancos aceptarán el pretexto de la Administración para eximir sus cobros?

Es muy decepcionante e incomprensible ver que la Administración que es la que debe velar por los derechos de los trabajadores, sea la que precisamente les causa este agravio.

Por ello, la Asociación PIDOCE manifiesta su rotunda disconformidad ante lo sucedido y solicita que la Administración ponga en marcha todos los mecanismos necesarios para que este despropósito no vuelva a suceder el curso que viene y que se aclaren los hechos acaecidos para que los derechos fundamentales de los trabajadores no sean agravados por futuras posibles negligencias.

 

Comentarios