Remitidos

¡Ron to me!, disculpen mi inglés

Rontomé, durante su intervención ante el pleno (ARCHIVO)
photo_cameraRontomé, durante su intervención ante el pleno (ARCHIVO)

¡Ron to me!, disculpen mi inglés

Hoy hablaré de otro eminente miembro de este despropósito del señor Vivas denominado Gobierno, el señor Rontomé. Que, como su compañera Bel anteriormente, ha desnudado su alma ante los medios. En concreto en una entrevista en la radio. Supongo que desde su formación universitaria ha conseguido, dado que no puede abstraerse de esa vertiente, (“no me puedo separar de esa vertiente mía académica” haciendo alusión a la sociología), convertir una situación compleja en un problema aún más grave, que antes de sus declaraciones, y cada vez más político.  

Según el señor Vivas, cara visible, para muchos, de los dictámenes de Vox, el debate “nunca debería haber sido un debate político”. ¿Lo ha hablado con Rontomé?

Resulta tremendamente difícil no tener la impresión, o la percepción, de que el Gobierno de la Ciudad Autónoma parece más un grupo de amiguetes o neófitos familiares con ínfulas de superioridad intelectual, e incluso ética y moral, que unos gestores que están para mejorar la vida de todos los ceutíes.

¡Cómo se les ve el plumero señores y señoras del PP ceutí…y sociOX!

Corría el año 2012, si no recuerdo mal, cuando el doctor en Ciencias Políticas y Sociología Carlos Rontomé presentaba su …, su …, digamos su estudio sociológico a la par que obra espiritual: “Ceuta, convivencia y conflicto en una sociedad multiétnica”. El título ya es una declaración de intenciones. Bajo mi punto de vista con algo más de sensibilidad y mucho menos de sesgo cognitivo e ideológico se debería haber sustituido la palabra multiétnica por multicultural (teniendo en cuenta el contenido de la obra) aunque la realidad de la sociedad referida, para mí, es otra que luego desarrollo.

Tanto usted como yo, como cualquier persona que tenga un ligero concepto de ambos términos, sabe que etnia y cultura son diferentes no representando en el concepto holístico de su significado lo mismo, aunque pretendan indicar algún tipo de contextualización análoga. Multiétnico …, quizás mejor multicultural. Aunque como es su obra usted es el único que le puede poner título, pero usted forma parte indisoluble de lo publicado y de lo transmitido.

Hay elementos curiosos cuando menos, el uso que hace de los conceptos “marroquinización” e “islamización” y quedarse tan tranquilo y campechano solo se entiende, nuevamente, desde el sesgo ideológico, en román paladino, parece creer devotamente en lo que ha escrito, aunque sepa que el concepto lleva implícito y explicito una confrontación de culturas o nacionalidades pues habla de “marroquinización” y de “islamización”. “Marroquinización”: un país, una nacionalidad, una idiosincrasia. “Islamización”: religión y, entiendo que también, acervos culturales varios.

Debo aclarar que no comparto determinados matices del término multicultural, pero están ahí y sinceramente creo que se adapta mejor a la realidad ceutí mientras que multiétnico se adapta mejor al ideario totalitario, teniendo en cuenta el origen de esta obra. Considero que lo adecuado al referirnos a Ceuta, si se hace desde una vertiente positiva y con la esperanza puesta en el futuro, es hablar de sociedad plural.

Tanto usted como yo sabemos lo que emana de sus razonamientos. Un humilde profesor de formación profesional que imparte clase a diario a esos ceutíes, a esos españoles, que corren alocadamente hacia una “marroquinización” y que nos llenamos las manos de grasa y aceite por intentar mejorar esta sociedad plural, que con pensamientos como los que usted tan doctamente transmite nunca será intercultural, conocemos perfectamente su discurso y en qué lugar del espectro totalitario encaja. Usted, al igual que en cada una de sus intervenciones desde que es vox, perdón, voz e imagen visible del Vox ceutí, perdón PP ceutí no para de diferenciar y establecer unas especies de compartimentos estancos que en sociedades plurales son letales para la convivencia. Insisto, disculpe las reflexiones de este profesor de FP, tan solo enseño a montar equipos de aires acondiconados.

Como le decía usted no se contenta con señalar, a su juicio, problemas, sino que los implementa. Y no parece que el problema este en los “otros” sino en “nosotros”. Se da cuenta señor Rontomé, desde su sociología y sus ciencias sociales, sin querer o queriendo divide, desune, enfrenta. Desde mi humilde Antropología Social y Cultural la visión no puede ser más diferente. Pero tal vez, solo tal vez, mi defensa de la libertad de las personas y las comunidades me haga colocarme en el lado de la “ignorancia” como tan sabiamente argumentó en su entrevista en la Cadena Ser refiriéndose a un movimiento social al que ninguneó e incluso, se puede considerar que, amenazó.

Le explico por si no comprende muy bien, sin duda culpa mía por no ser capaz de transmitir las cosas con la misma solvencia que usted demuestra en cada una de sus intervenciones. Comienzo, despacito, con un vocabulario sencillo y una estructura lineal.

Ceuta = España = Europa = Sociedad plural = Respeto a la diversidad = Búsqueda de la interculturalidad = la convivencia es la mayor riqueza = potenciémosla.

¿Vamos bien? … Continuo:

Marruecos no España. Marruecos no Ceuta. Marruecos se usa exclusivamente para señalar, segregar y diferenciar.

Los y las ceutíes profesarán la religión que decidan libremente (artículo 16 de la Constitución Española) y participarán de la cultura con la que encuentren más cercanía o afinidad y no dejarán de ser españoles y europeos que es muy diferente a ser marroquí. Pero si con sus actuaciones y declaraciones nos siguen empujando hacia diferenciaciones y juicios de valor injustos y maniqueos a lo peor terminan llevando razón. ¿A qué me recuerda esto? ¡Ahh, sí!

Al “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político” del señor Rajoy. Que mucho me temo es lo único que le queda al PP ceutí de PP, cada día más Vox.

Dejaba usted reflejado en su libro: “En cuanto a su caracterización socioeconómica, la población musulmana de la ciudad presenta unos indicadores educativos, económicos y sociales muy bajos. Mientras que la exclusión social y la pobreza afectan al 15% de la población no musulmana (cristianos y minorías) en esta situación se encuentra el 65% de la población musulmana (Rontomé y Cantón, 2015: 96). Igual relación presentan otros indicadores como los de empleo o los de educación, donde la tasa de fracaso escolar de los niños musulmanes alcanza el 70% del total (Cantón 2015: 297)”

Si es capaz de reconocer esto en el año 2012 ¿qué ha hecho hasta ahora para ponerle freno? ¿No es consciente como doctor en Sociología que la desigualdad educativa conlleva desigualdad económica? ¿No es consciente como doctor en Sociología que la desigualdad educativa conlleva desigualdad económica y estas a su vez desigualdad social? ¿No es consciente como doctor en Sociología que la desigualdad educativa conlleva desigualdad económica y estas a su vez desigualdad social desembocando irremediablemente en la creación de una sociedad compartimentada segregada por estratos sociales? ¿No es consciente como doctor en Sociología que la desigualdad educativa conlleva desigualdad económica y estas a su vez desigualdad social desembocando irremediablemente en la creación de una sociedad compartimentada segregada por estratos sociales que en entornos multiculturales (entendido por confluencias de culturas diferentes) deriva en la atomización de la sociedad? ¿No es consciente como doctor en Sociología que la desigualdad educativa conlleva desigualdad económica y estas a su vez desigualdad social desembocando irremediablemente en la creación de una sociedad compartimentada segregada por estratos sociales que en entornos multiculturales (entendido por confluencias de culturas diferentes) deriva en la atomización de la sociedad con lo que se surgen radicalismo, sentidos y artificiales, que destrozan la convivencia? ¿No es consciente como doctor en Sociología? ¿No es consciente como alto cargo del Gobierno ceutí? ¿No es consciente como ceutí? ¿No es consciente?

Dicho esto ¿cree que sus declaraciones en la Cadena Ser sobre el Eid, en especial sobre los movimientos en torno a este problema que han creado y aumentado ustedes, no afianzan aún más el debate político? Cosa que su jefe Vivas no quería pero que ustedes han conseguido. A ver si va a ser que sí se quería. Porque hay que ver como usted no desea defender a Vox y lo hace y como se batió el cobre en el pleno el señor Vivas por defender al señor Patxi de Vox, su vicepresidente primero, y sus condecoraciones nazis.

Usted manipuló y tildó de lo que le pareció a quienes no piensan como usted y defendió, aunque comenzó la frase diciendo que no lo iba a hacer, a quienes son idénticos a usted y su partido, a Vox. ¿No es consciente como doctor en Sociología?

Las conclusiones que se pueden extraer tanto de sus declaraciones como de sus publicaciones parecen ser que lejos del academicismo propio de una obra de investigación sobrevuelan muy al raso demasiadas valoraciones dotadas de cierta carga de subjetividad personal y muy especialmente ideológica. La frontera entre trabajo sociológico y trabajo sociológiVox debe ser una premisa indiscutible de cualquier trabajo académico. ¿Este lo tiene? Ánimo a todas a leerlo y sacar sus conclusiones. Ya adelanto que creo que los defensores de Vox han encontrado un excelente libro de cabecera.

El moverse entre los conceptos de nacionalidad y cultura o religión es una trampa del ideario totalitarista para marcar diferencias y crear confrontación, si es intencionado o no, no soy capaz de juzgarlo. Como antropólogo, como profesor de FP, como ceutí de adopción prefiero ver e intentar potenciar la interculturalidad centrándome en aquellos matices que compartimos y aquellas nuevas realidades socioculturales que surgen de la convivencia. No sé yo si el señor Rontomé y otros pueden o no sentirse orgullosos del respeto mayoritario de las diferentes culturas hacia la mayoría de las tradiciones y ritos de las demás. Aunque precisamente su ejecutivo esté demostrando justo lo contrario, por suerte la gente de Ceuta está por encima de ellos en cuanto a valores, ética y sentido de la convivencia.

Los títulos, doctorados y másteres universitarios no garantizan algo fundamental como es la decencia, ni la solidaridad o la empatía, para muestra un botón, su líder Casado y sus estudios hardvaravaquianos o incluso, su más que probable líder supremo, el todopoderoso dirigente del planeta Vox1936 situado en la lejana galaxia Maxime Fatuous (Anacronismo Máximo).

Para concluir me gustaría rescatar una propuesta del Programa de Podemos Ceuta en las elecciones municipales de 2019 en el apartado de Cultura. “A la sombra del olivo”. Donde planteábamos la necesidad de la creación de un entorno armónico favorecedor de intercambios culturales en la ciudad. Promoviendo el nacimiento del Instituto Internacional de la Integración para el fortalecimiento de la convivencia con las aportaciones, especialmente, de las cuatro comunidades más significativas existentes en nuestra tierra. Donde otros se centran en separar nosotras lo hacemos en unir y compartir.

Comentarios