Remitidos

Sanitarios como responsables covid en los centros educativos

Aula del colegio Ortega y Gasset (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Aula del colegio Ortega y Gasset (C.A./ARCHIVO)

Una nueva IRREGULARIDAD a que se somete al cuerpo docente dentro del interminable despliegue de actuaciones improvisadas de este Ministerio, que no ha sabido organizar el presente curso con una mínima previsión y organización ante el escenario más esperable: “Con virus y sin vacuna”

El Servicio de Epidemiología de la Ciudad, suponemos que con el beneplácito de Educación, atribuye la función de rastreadores a los docentes a quienes a comienzos de curso se encomendó la tarea de coordinadores Covid. Con esta doble taza de caldo, su tarea docente, sin ningún tipo de prerrogativa ni compensación, se verá incrementada en las labores de investigar los contactos estrechos que hubiese tenido cualquier positivo del centro educativo.

Es muy difícil en pocas líneas describir la terrible situación a que hoy está sometido el profesorado ceutí.

Tal como ocurrió al principio de curso cuando se sometió a los docentes a horarios leoninos a la espera del que se hizo llamar “cupo histórico de profesores”, ahora se añade, en el correo enviado a todos los centros educativos ayer jueves, que este trabajo «se reforzará en breve» con el personal del Plan de Empleo, personal que ni está, ni se sabe cuándo llegará.

El cupo covid llegó, pero poco alivió porque la Dirección Provincial decidió enviarlos a los colegios “como apoyo”, con lo que los horarios sobrecargados de sesiones con que se comenzó el curso, a la espera de la llegada de este cupo, continúan estando vigentes y así se prevé que sigan hasta el final del curso.

Ante la ausencia del tan esperado plan de contingencia que desde marzo se prometía desde la Administración, el curso comenzó gracias al sacrificio de los docentes y al gran trabajo que han realizado los Equipos Directivos como han podido, ocupándose más allá de sus obligaciones y responsabilidades, de  toda la organización de sus centros para que la escuela empezase a funcionar cuanto antes y, fuera un lugar seguro para todos el alumnado de nuestra ciudad.

CSIF EDUCACIÓN CEUTA recuerda al MEPF que el trabajo de maestros y profesores es enseñar y educar y de ningún modo vamos a permitir que se obligue a un docente a rastrear e investigar para localizar a los contactos que pudiese haber tenido un caso positivo para aislarles y que cumplan las normas sanitarias.

CSIF EDUCACIÓN CEUTA exige al MEFP, como hemos venido haciendo desde que se supo que en cada centro iba a haber un “responsable docente Covid”, que la persona encargada de todas las tareas relacionadas con la COVID-19 tiene que ser UN SANITARIO cualificado para ello y no personal docente.

Comentarios