Remitidos

Remitido

¡Sin duda, primero Ceuta!

Miembros de la Asamblea durante una sesión plenaria (ARCHIVO)
photo_cameraMiembros de la Asamblea durante una sesión plenaria (ARCHIVO)

Que un diputado de la Asamblea de Ceuta que se está formando en temas diplomáticos y de un partido tan “progresista” aluda a Ronald Reagan para atacar a la delegada del Gobierno más que para ayudar a Ceuta es un símbolo poderoso de lo que representan ese diputado y su partido.

A nadie debiera asombrar que alguien de la ideología que defiende este señor cite a Ronald Reagan. Es por todos sabido, y supongo que un diputado de la Asamblea de la preparación de este señor también lo sabe, que Ronald Reagan potenció aún más las políticas económicas de Jimmy Carter. Es decir, liberalismo económico.

El estado está para servir al capital. Para favorecer a las rentas más altas y por supuesto al mundo empresarial. Los argumentos eran de un peso intelectual tan elevado como el que otros aportan para el conflicto con Marruecos. Los ricos ahorraban más y de esta manera favorecían la creación de capital e inversión. ¡Su capital y su inversión! Aludían también al efecto derrame o goteo, más bien efecto desparrame “pa” los ricos. Si los ricos se hacían más ricos, pero mucho, mucho más ricos gracias a la ayuda, encubierta o no, del estado, los pobres también aumentarían su calidad de vida. Lo que no explicaban es que nunca de manera directamente proporcional. Es decir, un rico ganaba más millones de dólares al mes y un pobre un par de dólares más.

Otro conejo que se sacó de la chistera del liberalismo económico fue la disminución de impuestos. Pero una vez más favoreció a los ricos y muy ricos pues no existía, nuevamente una proporcionalidad real en la bajada de estos impuestos. Un pobre pagaba un poco menos y un rico un muchísimo menos. Las rentas bajas o medias apenas subieron o incluso bajaron mientras que las rentas superiores aumentaron de forma muy acentuada. Con este panorama es fácil comprender que las desigualdades sociales se dispararán.

Los economistas me dirán que confundo liberal con neoliberal y que las relaciones que establezco no son economicistas pero la realidad expresada en román paladino es “ayudo al rico a ser más rico, que el pobre recoja alguna migaja a corto plazo y esclavitud y miseria para el pobre a medio y largo plazo”.

Buen ejemplo utilizar a Ronald Reagan para defender una situación socioeconómica compleja. Ironía.

Reagan consiguió destrozar los programas sociales y alcanzar cifras de libro Guinness de los récords en cuanto a sumergir a gente en la pobreza. Unos doce millones de niños condenados a vivir en la pobreza sobre los 90.

Buen ejemplo utilizar a Ronald Reagan para defender una situación socioeconómica compleja. Ironía.

Tanto para Reagan como su compañera de neoliberalismo Margaret Thatcher reavivaron las ideas de que la prosperidad tan solo es posible a través de los individuos y las empresas privadas, no se necesita al gobierno en estos menesteres. La prosperidad. ¡Qué se lo pregunten a los mineros del Reino Unido! Allá por la mitad de los 80. Cualquier conservador de bien adorará a Reagan y a Thatcher. Y esto no es ironía. Quizás por eso le sirve de referencia al señor Mebroud en su escrito de ataque a la delegada del Gobierno porque poco más deja ver. Bueno…algo sobre Vox y mi querida Málaga. Pocas, o mejor dicho, ninguna solución aporta.

Reagan no solo se encargó de dejarle bien claro a la clase media y trabajadora americana el lugar subordinado que ocupaban en la sociedad sino que lo extendió al mundo entero. Presionó a otros países para que aceptaran reducciones en las importaciones estadounidenses de los productos básicos que producían. Obligando a esos países a reducir su propia producción. Debilitando y mermando la economía de dichos países. Con lo que la clase trabajadora de esos países sufrían aumentada la crisis de la clase trabajadora norteamericana. Algún conservador puro y duro se centrará en lo millones de empleos creados por Reagan. Pero ¿a qué precio y durante cuánto tiempo?

Buen ejemplo utilizar a Ronald Reagan para defender una situación socioeconómica compleja. Ironía.

En política exterior podemos recordar, el envío de marines a Líbano, la invasión de la isla de Granada, su enfrentamiento con el líder libio Muamar el Gadafi, etc. Entiendo que sus fans conservadores indicarán los temas relacionados con Gorbachov. Pero para esos admiradores les recuerdo el caso Irangate. El escándalo Irán-Contra, venta de armas norteamericanas clandestinamente al régimen de Teherán para financiar a la guerrilla nicaragüense.

Buen ejemplo utilizar a Ronald Reagan para defender una situación socioeconómica compleja. Ironía.

Sin entrar en los supuestos comentarios racistas de Reagan hablando con su colega Nixon sobre representantes de países africanos en la ONU.

Buen ejemplo utilizar a Ronald Reagan para defender una situación socioeconómica compleja. Ironía.

Para concluir, por favor, no se precipiten. Vamos a dejar trabajar al Gobierno de España y muy especialmente a la delegada. Esperemos a comprobar si su trabajo en Madrid ha sido eficiente o no. Porque no tengo la menor duda de que se estará batiendo el cobre por esta ciudad y su gente. Tendamos más puentes entre todos en estos momentos tan críticos para Ceuta y luego….volvemos a nuestras disputas que debieran ser solo políticas y no personales.

No pretendo ofenderle Sr. Mebroud pero creo sinceramente que para usted Ronald Reagan, y muy probablemente también Margaret Thatcher, sea un referente vital. Para mí no.

En cuanto a las bendiciones para Ceuta, las comparto, pero lo que más necesita nuestra ciudad es una clase política que luche realmente unida por ella.

Comentarios