Remitidos

Remitido

Un muro no es la solución

Valla que separa Ceuta y Marruecos (ARCHIVO)
photo_cameraValla que separa Ceuta y Marruecos (ARCHIVO)

Hay formaciones políticas cuyas soluciones para los problemas del presente oscilan entre la añoranza del pasado y el populismo menos sutil.

Hay formaciones políticas cuyas soluciones para los problemas del presente oscilan entre la añoranza del pasado y el populismo menos sutil. La última de las ideas aportadas por VOX para el desarrollo de nuestra ciudad, la de un muro “infranqueable e impenetrable” que nos aísle del mundo se debate entre el retorno de Ceuta al presidio que fue hasta finales del XIX o a las famosas “impermeabilizaciones” del GIL y la demagogia de quien cree en soluciones simples para problemas complejos.

El principal problema migratorio para nuestra Ciudad no está en los subsaharianos que saltan la valla, con ser este un hecho destacable, nuestro principal problema se encuentra en una frontera permeable por donde nos llegan inmigrantes con características de alto impacto social como los menores no acompañados y que como todo el mundo sabe, menos los de VOX que presentan la propuesta en Madrid, no saltan la valla.

Lo que el Partido Popular de Ceuta defiende para nuestra Ciudad, tal y como siempre ha hecho, es la necesidad de que la inmigración sea regulada y ordenada, que se refuerce el control fronterizo con más y mejores medios humanos y técnicos y que se mantenga la cooperación con terceros. Decía Aristóteles que en el término medio está la virtud, entre las fronteras abiertas de un extremo populista y los muros infranqueables del otro, existen soluciones viables que no lesionan los intereses de los ceutíes ni nuestra imagen nacional e internacional.

La construcción de un muro no solucionará los problemas migratorios que sufre la Ciudad, es tan solo una ocurrencia de quien está dispuesto a convertir a Ceuta en un gueto aislado de su entorno, de quien prefiere ahogar económica y socialmente a la Ciudad con tal de satisfacer sus odios particulares.

Comentarios