Remitidos

La vacunación frente al covid-19 en madres lactantes

Un grupo de mujeres da el pecho a sus bebés (COCA Y CARMONA) LACTACEUTA
photo_camera Un grupo de mujeres da el pecho a sus bebés (COCA Y CARMONA)

La asociación Lactaceuta, ante las quejas recibidas por numerosas madres que han sido llamadas para ser vacundas pero excluídas del proceso por su situación de lactantes, informa de que la vacunación frente a la COVID-19 no está desaconsejada y además, es considerada como segura y compatible por multitud de organizaciones sanitarias y asociaciones científicas tanto nacionales como internacionales. Igualmente hace hincapié en que suspender la lactancia materna para administrar la vacuna pone en riesgo la salud tanto de la madre y como del lactante.

Así se desprende de estudios y comunicados hechos públicos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Center of Disease Control de EEUU (CDC), la National  Heatlh Service de Gran Bretaña (NHS), el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), el Ministerio de Sanidad, APILAM a través de la web e-lactancia y el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), entre otros, que si bien exponen la ausencia de eivdencias por no haber inlcuido a madres lactantes en los  ensayos clínicos también aclaran que las vacunas atenuadas e inactivadas utilizadas hasta ahora han demostrado ser seguras para estos colectivos.

Esas mismas fuentes inciden en que, en cualquier caso, los anticuerpos maternos generados por las vacunaciones tienen el potencial de proteger al lactante. En este sentido, integrantes sanitarias de la asociación Lactaceuta ya vacunadas han realizado pruebas serológicas de detección de anticuerpos COVID aplicando gotas de lecha materna en los test en vez de sangre. El resultado ha sido positivo en la presencia de anticuerpos en la leche. Una circunstancia que ya venían advirtiendo y probando diferentes profesionales sanitarios, que también han realizado test con leche materna obteniendo los mismos resultados. Esto indicaría que la leche materna podría tener el potencial de inmunizar a los lactantes. Algunos expertos lo han calificado como algo extraordinario y equiparable a una 'vacunación pasiva', es decir, que el bebé lactante podría quedar inmunizado frente al COVID-19 temporalmente, siempre que se mantuviera la lactancia materna.

Por otro lado, las vacunas autorizadas en España hasta el momento contra la COVID-19 están basadas en RNAm, que no contienen virus vivos y por lo tanto no tienen capacidad infectiva, siendo seguras para la lactancia. El propio portal web del Ministerio de Sanidad sobre la estrategia de vacunación contra el COVID-19 incluye la pregunta sobre el suministro en caso de lactancia y la respuesta es clara: "no se considera que suponga un riesgo para el lactante (...) no sería necesario suspender la lactancia durante los días posteriores a la vacunación". En la misma línea se pronuncia el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en la Guía Técnica sobre la vacuna: "no se considera un riesgo. Puede recibir la vacuna una madre que amamanta", siempre en los supuestos en que corresponda la vacunación, como a cualquier otra persona, y que se trate de una decisión informada.

La plataforma e-lactancia, desarrollada por pediatras y farmacéuticos y una de las herramientas de referencia para los sanitarios en cuestiones de lactancia materna y compatibilidad de medicamentos, califica la vacuna de la COVID-19 como de riesgo muy bajo (la menor calificación de riesgo que utilizan), es decir, “seguro, compatible y con mínimo riesgo” para la lactancia y el lactante. Lo afirman apoyándose en los estudios y ensayos conocidos hasta el momento y en la información facilitada tanto por los fabricantes como por las autoridades sanitarias.

Además, desde Lactaceuta se insiste en que abandonar la lactancia por estas causas puede ser peligroso. Se perderían todos los beneficios que amamantar aporta tanto al bebé como a la madre, que son innumerables y reiteradamente evicenciados por la comunidad científica. La vacunación no puede ser, de forma totalmente injustificada, un motivo más para interrumpir la lactancia.

Por todo ello, y en consonancia con lo expuesto por la iHan (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la lactancia de la OMS y UNICEF), desde Lactaceuta inciden en que la vacunación frente a la COVID-19 en madres que amamantan es segura y compatible y en que no existe ninguna justificación, ni evidencia científica, que aconseje suspender o no iniciar la lactancia materna como condición para administar la vacuna. De hecho, las pruebas realizadas con leche materna de madres vacunadas apuntan a la existencia de una mayor protección para el lactante y resaltan, una vez más, el gran potencial positivo de la leche materna y del proceso de amamantar.

Comentarios