Sanidad

La cafetería del hospital, cerrada por falta de ofertas de licitación

2022061020443828315
photo_camera La cafetería del HUCE cerrada tras declararse desierto el expediente de adjudicación (C.A.)

La cafetería del Hospital Universitario deberá volver a salir a licitación por parte de INGESA, después que la anterior quedara desierta. El valor estimado del contrato, para el servicio de cafetería y las máquinas automáticas distribuidoras de productos (vending), no suscitó interés, Sus 69.412,36 euros, con un plazo de ejecución de dos años, quedan muy por encima de los 13.740 euros anuales que exige, por ejemplo, el Hospital de Puertollano.

Los usuarios del Hospital Universitario de Ceuta no dispondrán de servicio de cafetería por un periodo de tiempo indeterminado. La indeterminación viene dada por la ausencia de información facilitada por INGESA que no ha respondido, a este medio, sobre la situación actual de la concesión del servicio de la cafetería del hospital. Carolina Gallego Luque, secretaria general de la  Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO), asegura que el silencio por respuesta es “la dinámica a todos los niveles del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria”.

La historia del cierre de la cafetería del hospital no se fragua el pasado 31 de mayo, cuando se hizo efectiva tras no alcanzarse un acuerdo entre el contratante, INGESA, y el anterior concesionario, según fuentes del anterior concesionario “no hubo negociación”. Fue en agosto de 2020.

Hace dos años, la licitación, para la concesión del servicio de cafetería, comedor y dotación y explotación de máquinas expendedoras de bebidas y comidas para el Hospital Universitario de Ceuta, quedó desierta. Un dato que no desconocía INGESA ya que el 11 agosto de 2020 nadie presentó una oferta por la explotación del servicio, por un importe estimado de 69.412,36 euros con un plazo de ejecución de 24 meses, según la información publicada en el portal de Contratación del Estado.

Cafetería del Hospital Universitario de Ceuta cerrada tras declararse desierto el expediente de adjudicación
INGESA no ha presentado una nueva licitación para la explotación para la cafetería del hospital.

22 meses han pasado desde que la Mesa de Contratación declarara desierto el expediente de adjudicación “al no haber concurrido al mismo licitador alguno” según refleja la documentación del cierre del procedimiento e INGESA no ha buscado una solución para que los usuarios del hospital tengan a su alcance, por ejemplo, romper el ayuno obligatorio tras un extracción de sangre.

Con un canon de explotación ‘mínimo’ de 26.368 euros anuales y una modalidad de pago de dicho contrato sería mensual (según refleja el documento de iniciación del expediente de contratación, fechado 3 de noviembre de 2019) no debió resultar muy interesante para los posibles adjudicatarios.

La realidad es que, desde hace dos semanas, ni pacientes, familiares o trabajadores del único hospital de la ciudad tienen a su disposición el servicio de cafetería. Para Carolina Gallego Luque, la cafetería no es sólo un lugar donde desayunar, comer o cenar. “Es una válvula de escape para los usuarios. Muchos de ellos sufren largas horas de espera, en la mayoría de los casos de mucha incertidumbre y la cafetería de los hospitales se convierte, en cierto modo, en una especie de refugio”.

hospital ceuta
Si tiene que ir al hospital, no olvide llevar algo para 'entretener' el hambre.

Los trabajadores del hospital también sufren la falta de ese servicio, que sin ser imprescindible, es esencial, sobre todo para aquellos que hacen las guardias, que son obligatorias y que ahora cubren sus necesidades alimenticias con el servicio de cocina del hospital, que ahora “tienen más trabajo” asegura Carolina Gallego. Otro servicio que ha de cubrir la cocina del hospital son las dietas de los acompañantes de los pacientes Covid y la secretaria general de FSS-CCOO afirma que, en determinados momentos, la cocina del hospital ha de asumir unos “80 menús más, con el mismo personal”.

La única información sobre la situación de la ‘no’ concesión de la cafetería del hospital, que ha transmitido INGESA es la que ofreció a la Junta de Personal que se limitó a anunciar el cierre de la cafetería y que la cocina del hospital asumiría las dietas de los trabajadores de guardia.

Agravios comparativos

Hospital-Salamanca
Imagen aérea del nuevo Hospital del Salamanca.

El pasado febrero se adjudicó el contrato de la cafetería del nuevo Hospital de Salamanca. Con 24 millones de euros de facturación, ocho años de duración y un canon de explotación de 30.000 euros (el doble del mínimo de licitación exigido, 3.600 más que el mínimo de salida del contrato de Ingesa) para la empresa adjudicataria, el contrato  salmantino se confeccionó en base a las 4.100 personas trabajan cada día en ese complejo, con 700 pacientes al día y en el que se atiende cada año a más de un millón de usuarios entre pacientes y consultas, con 21.000 intervenciones quirúrgicas al año. La cafetería del nuevo Hospital de Salamanca cuenta con 43 trabajadores. Un complejo sanitario que dispone de 901 camas, 25 quirófanos, 44 puestos de diálisis, 101 puestos de Hospital de Día, 90 puestos en UCI, 39 puestos de reanimación, 90 puestos de urgencias y 2.000 plazas de aparcamiento. Todo sobre una superficie construida de 200.000 metros cuadrados.

Un volumen de 'negocio' muy alejado del que puede ofrecer la pequeña cafetería del hospital de Ceuta que se ha convertido en el único del país de dominio público que no cuenta con este servicio, según afirma Carolina Gallego Luque.

Otro ejemplo, de condiciones similares al que ofrece el negocio para la explotación del hospital de Ceuta, es el que ofrece la cafetería del Hospital Santa Bárbara de Puertollano, que ha salido a licitación. El valor estimado del contrato para el servicio de cafetería y las máquinas automáticas distribuidoras de productos (vending), es de 54.945 euros con un plazo de ejecución de cuatro años con una posible prórroga de doce meses,  unos 13.740 euros anuales, muy por debajo de los 26.368 euros anuales como mínimo que exige la Gerencia de INGESA.

Comentarios