Sanidad

Caso Araujo (Cap. III): Fue la odontóloga la que pidió el material para poder trabajar con medidas de prevención contra el covid

La odontóloga de Bucal Ceuta decidió anular las citas por no disponer de guantes y mascarillas

bucal ceuta
photo_camera Bucal Ceuta va a cerrar por vacaciones del 9 al 23 de agosto.

Las visitas se vieron interrumpidas por algo tan simple como que la odontóloga, siguiendo las recomendaciones sanitarias, no recibió el material anticovid que había solicitado a Araujo, como guantes y mascarillas, que no llegaron por falta de pago a proveedores.  

La clínica dental Bucal Ceuta no quiero reconocer que no adquirió el material anticovid necesario para que la doctora Elena García pudiera recibir a sus pacientes y continuar con los tratamientos.

La odontóloga no cambió ni modificó las citas de forma caprichosa. Simplemente, la clínica de Mercedes Araujo no correspondió a la médico en una necesidad imperiosa y normada por las autoridades sanitarias y el propio colegio de odontólogos. 

Las normas que no se podían cumplir 

Para los profesionales sanitarios que están sometidos a un riesgo de generar aerosoles (como es el caso en odontología), se recomienda el uso de mascarillas FFP2 valvuladas. Asimismo, en caso de seguir utilizando la mascarilla quirúrgica habitual, se recomienda cambiarlas cada 2 horas para evitar su deterioro y pérdida de eficacia. Deben usarse guantes. 

Resulta que el pasado 9 de julio la odontóloga, como cualquier buen profesional, comunicó a la empresaria, Mercedes Araujo, que no disponía de guantes ni mascarilla para la clínica, unos equipos imprescindibles para seguir atendiendo a los pacientes y sobre todo en el marco socio-sanitario de pandemia. La odontóloga advirtió que de no tener el suministro se tendrían que anular las citas y la clínica permanecería cerrada a la atención. No había mascarillas FPP2 ni quirúrgicas. Lo que vino fue una decisión profesional. 

El 12 de julio no se había dado una solución al problema porque Mercedes Araujo desoyó la necesidad de pagar a los proveedores y trabajadores para poder realizar las funciones habituales de la clínica. La empresaria no hizo por disponer del material para continuar las consultas. 

En un burofax remitido a Ceuta Actualidad, Mercedes Araujo no reconoce más que hubo problemas aduaneros y no de proveedores, explicación que no hila con la situación originada en el centro médico y la decisión de la profesional, que avisó del problema al saber cómo funcionaba la empresa. Araujo mintió a la médico y ha vuelto a hacerlo este martes 3 de agosto en el burofax que remitió a este medio.

La odontóloga piensa desligarse de la sociedad Bucal Ceuta al estar disconforme con la gestión y continuar sólo con su labor sanitaria, la de seguir con las consultas y finalizar los tratamientos de sus pacientes.

Ahora, la clínica anuncia un cierre temporal en agosto, del 9 al 23 del citado mes. Luego, la odontóloga, Elena García, se incorporará al trabajo.   

Comentarios