Sanidad

GUERRA ABIERTA CONTRA EL MINISTERIO

Los enfermeros advierten de que la sanidad colapsará si se limita su autonomía para prescribir medicamentos

Elisabeth Muñoz, de Satse, y el presidente del Colegio de Enfermería, Luis de la Vega, durante la rueda de prensa ofrecida esta mañna/ C.A.
photo_cameraElisabeth Muñoz, de Satse, y el presidente del Colegio de Enfermería, Luis de la Vega, durante la rueda de prensa ofrecida esta mañna/ C.A.

Los profesionales de enfermería se movilizan contra un real decreto del Ministerio de Sanidad que les prohibirá usar e indicar medicamentos cuya prescripción compete a los médicos. Los representantes de los enfermeros creen que la entrada en vigor de la nueva norma tendrá a los pacientes como primeros perjudicados. 

Los profesionales de la enfermería están en pie de guerra contra la decisión del Ministerio de Sanidad de privar a la profesión de su capacidad para usar e indicar medicamentos cuya prescripción corresponde a los médicos. La limitación impuesta a la autonomía de los enfermeros en la utilización de medicamentos será confirmada a través de un real decreto que el Gobierno tiene intención de aprobar próximamente.

“Colapso del sistema” o “hecatombe” son algunos de los términos con los que la secretaria autonómica del sindicato Satse, Elisabeth Muñoz, ha definido las consecuencias que la entrada en vigor del decreto tendrá sobre la prestación de la atención sanitaria en todo el país. La sindicalista ha comparecido esta mañana en rueda de prensa junto al presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Ceuta, Luis de la Vega, para denunciar lo que ambos consideran un ataque contra la profesión enfermera.

Muñoz ha advertido de que la nueva regulación auspiciada por el Ministerio tendrá efectos inmediatos sobre los usuarios de la sanidad pública. Los enfermeros podían hasta la fecha emplear e indicar a los pacientes medicamentos cuya prescripción compete a los médicos y ocuparse del seguimiento de diversos tratamientos. Ello era posible mediante fórmulas de colaboración entre profesionales y previa acreditación del personal de enfermería.

Según denuncian los representantes de los enfermeros, el nuevo real decreto no permitirá, por ejemplo, que los más de 450 profesionales que actualmente trabajan en la ciudad puedan atender las curas domiciliarias o administrar vacunas. “Pretender que los médicos se ocupen ahora de las curas a domicilio resultará inviable y colapsará la sanidad”, alerta Muñoz.  

 

Real decreto

El malestar de los enfermeros se acentúa por la decisión del Ministerio de desestimar un acuerdo alcanzado en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, órgano en el que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas y la administración central, por el que se respetaba la autonomía de la profesión enfermera que el nuevo real decreto modificará.

La actitud del Gobierno, que el sindicato Satse no duda en calificar de “traición”, encontrará la respuesta de la profesión una vez que el real decreto sea aprobado y entre en vigor. La primera de las medidas programadas será la convocatoria de una “huelga competencial”, esto es, un llamamiento a los enfermeros para que observen estrictamente las estipulaciones del real decreto y no desarrollen actividad alguna relacionada con medicamentos de prescripción médica.

Los convocantes de la iniciativa advierten de que los enfermeros no podrán ser requeridos por las direcciones de sus centros para asumir funciones cuyo desempeño les prohíbe la legislación. El Colegio Oficial de Enfermería y Satse han remitido cartas a los profesionales advirtiéndoles de las consecuencias que se derivarían de aceptar imposiciones que supondrían vulnerar la ley.

Los representantes de los profesionales de enfermería estudian también presentar un recurso judicial contra el controvertido real decreto en la convicción de que éste entra en contradicción con una norma de rango superior como es la Ley del Medicamento.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad