Sanidad

DíA NACIONAL DE LA CELIAQUíA

Una familia con un miembro celíaco gasta 146 euros más de media al mes

celiaco

Cerca del 1% de la población padece esta enfermedad. A pesar de ello, hasta un 75% no están diagnosticados, por lo que la concienciación tanto ciudadana como de los médicos de atención primaria y especialistas es básica. El gasto de la cesta de la compra de un celíaco es de 33 euros a la semana, 146 euros al mes y 1.758 euros más al año respecto a la de un no celíaco.

Una de cada cien personas es celiaca, es decir, que cerca del 1% de la población padece esta enfermedad. A pesar de ello, hasta un 75% no están diagnosticados, por lo que la concienciación tanto ciudadana como de los médicos de atención primaria y especialistas es básica, ya que una búsqueda activa, permite un aumento en el diagnóstico, que al ser más precoz su detección y por tanto su tratamiento, evita complicaciones a largo plazo. 
 
Hoy, 27 de mayo, es el Día Nacional de la Celiaquía y, por tanto, es una buena fecha para recordar que la presentación de esta enfermedad ha ido variando a lo largo del tiempo desde una forma típica que se daba en la infancia, con signos y síntomas claros que facilitaban el diagnóstico, a presentarse de formas diversas, con síntomas aislados y muchas veces inespecíficos, que si no se sospecha, retrasa el diagnóstico. Precisamente este diagnóstico se realiza valorando conjuntamente, síntomas y signos, anticuerpos específicos y estudios genéticos, con el estudio anatomopatológico. El tratamiento actualmente es una dieta libre de gluten durante toda la vida, algo que no es fácil de realizar y que precisa concienciacion por parte del paciente y conocimientos para identificar alimentos que pueden contener gluten, como manipularlos y como evitar contaminaciones cruzadas.
 

Gastos elevados

Pese a que la oferta y disponibilidad de estos alimentos se ha ampliado en la última década, el precio de estos productos, incluidos aquellos llamados básicos sigue siendo demasiado elevado. Según la Federación de la Asociación de Celíacos de España (FACE) , el gasto de la cesta de la compra de un celíaco es de 33 euros a la semana, 146 euros al mes y 1.758 euros más al año respecto a la de un no celíaco. Estas cifras se multiplican en aquellos hogares con más de un familiar que padece esta intolerancia.

En concreto, según un informe publicado por la Asociación de Celiacos de Madrid, un kilo de harina de trigo cuesta 0,4 euros, mientras que la misma cantidad de harina sin gluten se puede adquirir por 12,4 euros. Un kilo de pan de molde sin gluten, otro alimento básico, le cuesta a un celiaco 17,3 euros. Asimismo, unas magdalenas sin gluten cuestan un 636,41% más que para un consumidor sin la intolerancia, y así sucesivamente con decenas de productos.

Frente a esta situación de clara desigualdad, son muchas las familias que reclaman ayudas estatales o del sector privado que igualen su calidad de vida con la del resto de familias que no tienen ningún miembro con esta enfermedad. Si bien se conceden ayudas públicas y privadas destinadas a reducir los gastos de las personas celíacas, éstas no son suficientes para cubrir todo el coste del tratamiento, según los enfermos.

 

Europa marca el ritmo

En muchos países europeos los productos sin gluten están incluidos dentro del Régimen de la Seguridad Social o se destina algún tipo de ayuda para que el celíaco pueda adquirirlos. A través de familiares de los socios, la FAPE ha recogido el tipo de ayuda que se recibe en algunos países de la Unión Europea. Destaca Dinamarca, donde hasta los 18 años los celíacos perciben 40 euros al mes. Una vez cruzado este umbral y hasta los 65 años, la ayuda es de 200 euros. En Finlandia, la ayuda es de 78,44 euros hasta los 16 años. A partir de esa edad, la cantidad desciende a 21 euros mensuales.Francia, por su parte, a través de la Seguridad Social otorga mensualmente 33,5 euros a los niños, y 45,73 euros como máximo a los adultos justificándolo con las etiquetas de los productos especiales sin gluten, según un baremo del Ministerio de Sanidad.

La Seguridad Social suiza se hace cargo hasta los 20 años del coste de los alimentos para los celíacos; a partir de esa edad, reciben una asignación fija anual.

En Holanda, las familias con miembros celíacos tienen dos alternativas; se puede optar por una leve desgravación del IRPF o por una ayuda económica cada dos meses. Malta ofrece a los intolerantes al gluten la posibilidad de comprar productos por prescripción médica a través de los servicios de farmacia de los centros de salud.

Comentarios