Sanidad

El enfermero José Antonio Campos dirige la Unidad Docente de Matronas del Hospital Universitario

La labor insustituible de la matrona

Claudia Martínez, Paloma Domínguez y José Antonio Campos (CEDIDA)
photo_cameraClaudia Martínez, Paloma Domínguez y José Antonio Campos (CEDIDA)

José Antonio Campos García es el jefe de estudio de la Unidad Docente de Matronas en el Hospital Universitario. A lo largo de su carrera profesional, ha asistido a más de 1.800 partos.

José Antonio Campos García es el jefe de estudio de la Unidad Docente de Matronas en el Hospital Universitario. Este algecireño lleva trabajando en el centro hospitalario ceutí desde el 2003 y ha asistido a más de 1.800 partos en sus más 18 años de profesión, dedicados plenamente al oficio más antiguo de la historia.

“Todo el mundo necesita una matrona a su lado en el momento del parto para no correr riesgos -explica Campos- La esencia de esta profesión se puede ver en la felicidad de esa pareja que después de horas de parto tiene al bebé en sus manos: la emoción de ese momento hace que en algunas ocasiones tengas que salirte fuera”.

Pero las matronas no solo se ocupan de la asistencia en el nacimiento. La misión de estos profesionales va mucho más allá. “Desempeñamos un papel que puede durar varias horas: desde la valoración clínica, evolución del parto y acompañamiento hasta el nacimiento del bebé, que es aquí cuando tenemos que favorecer la adaptación extrauterina del feto, así como mantenerlo caliente y cerca de la madre”, describe el matrón.

A lo largo de los años, la labor de las matronas ceutíes se ha consolidado como una de las más valoradas por pacientes y profesionales. Campos considera que una de las claves para conseguir ese valor ha sido la “autonomía” de la labor del ginecólogo y la matrona. “Históricamente en Ceuta no se ha perdido nunca esa autonomía –detalla Campos- Nadie interfiere en el trabajo del otro y esto es un valor seguro para aquellas residentes que luego marchan a otros hospitales”.

Ahora, después de casi dos décadas centrado en la asistencia a partos, Campos tiene un nuevo reto en el horizonte: la gestión de la Unidad Docente de Matronas para la formación de las residentes que lleguen a Ceuta. “Es una gran responsabilidad”, afirma el profesional, quien va a proponer la implantación de la herramienta ECOE para la evaluación de las matronas residentes. Una técnica novedosa que tiene su origen en la Unidad Docente de Valladolid, que Campos ha visitado para poder reproducir y trasladar a Ceuta todos los fundamentos de esta herramienta.

 

Formación

La amplia carrera profesional de este enfermero también ha estado marcada por la formación de las futuras matronas. En octubre del año 2011, la Unidad Docente de Matronas del Hospital se convirtió en una de las pioneras de toda España en la creación de un campus virtual dedicado a la formación de residentes.

Una plataforma que se diseñó y arrancó como proyecto piloto en 2010 y que nació con la intención de fomentar la accesibilidad a la unidad docente y convertirse en punto de encuentro común, asentar una metodología semi-presencial y adaptarse a las nuevas tecnologías. Se basa en el modelo de plataformas tecnológicas “Moodle”, un sistema de gestión de recursos que propicia comunidades de aprendizaje en línea.

A día de hoy sigue funcionando, y está a la espera de una nueva actualización que fomente el campus virtual. 

 

Residentes

Claudia Martínez Picón y Paloma Domínguez Caballero son dos enfermeras que están haciendo la residencia de matronas en Ceuta. Ambas coinciden que el Hospital Universitario “es el lugar idóneo para una buena formación, ya que tanto matronas como ginecólogos trabajan de la mano, pero respetando su espacio”.

¿Qué diferencia existe con otros hospitales de la Península? Martínez lo tiene claro: “He rotado en otros hospitales intervencionistas y te das cuenta de la manera diferente de trabajar que hay aquí con respecto a otros hospitales. En muchos hospitales de la Península el ginecólogo lleva el parto fisiológico, y aquí se le da esa autonomía a las matronas para que realice su labor”.

Para estas enfermeras, la vocación por este trabajo les ha valido para hacerse un pequeño hueco en la Unidad Docente de Matronas del HUCE, y es que las dos aseguran que el paritorio es “el lugar con mayor felicidad del centro sanitario”, y esto para ellas es algo que “quieren vivir toda la vida como profesional”.

Comentarios