Sanidad

en febrero, seis agresiones físicas

SATSE pide un observatorio de agresiones a profesionales sanitarios

Campaña puesta en marcha por SATSE / CEDIDA
photo_cameraCampaña puesta en marcha por SATSE / CEDIDA

En Ceuta las agresiones físicas al personal del Ingesa ocurridas el pasado febrero triplican todas las registradas el año pasado.

Con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario que se celebra hoy, la organización sindical reclama al Ministerio de Sanidad la creación de un Observatorio de Agresiones a Profesionales del Sistema Nacional de Salud que haga un seguimiento y denuncie públicamente las numerosas situaciones que ponen en riesgo la integridad física y psíquica de los profesionales sanitarios. Además, resalta que los casos de agresiones a profesionales sanitarios se siguen sucediendo de manera constante, y sólo en el caso de que tengan cierto eco en los medios de comunicación llegan a suscitar alguna reacción, casi siempre insuficiente, por parte de las administraciones públicas e instituciones sanitarias privadas. Solo en Ceuta, las agresiones físicas al personal del Ingesa ocurridas en febrero de 2017 triplican todas las registradas el año pasado. La sanidad pública ha contabilizado 25 agresiones en 2016, de las cuales, dos fueron físicas; mientras que, en febrero del año corriente, se han producido 12 agresiones, seis de ellas físicas. 

SATSE considera que, tan importante como la prevención y la actuación ante esta lacra, es el seguimiento de los casos registrados y su posterior difusión a través de un órgano administrativo que de forma periódica ofrezca una radiografía real de los casos de agresiones que sufren los profesionales sanitarios, así como el estudio de sus correspondientes causas.

En el caso del colectivo enfermero, ocho de cada diez profesionales han sufrido en algún momento de su trayectoria profesional una agresión física o verbal, según SATSE. Aboga por una ley que garantice la adecuada protección y asistencia jurídica de los sanitarios, así como la cobertura de su responsabilidad civil en relación con los hechos que se derivan de su ejercicio profesional, tanto dentro como fuera del centro sanitario. También defiende que se regule la adopción de medidas cautelares o provisionales en el centro sanitario como consecuencia de una conducta de este tipo contra un profesional.

 

Prevención

De otro lado, el sindicato apunta que hay que incidir en las medidas preventivas, como aumentar la formación de los profesionales para afrontar situaciones conflictivas; el diseño de protocolos de actuación ante agresiones o el desarrollo de actuaciones disuasorias, como la instalación de timbres en las plantas.

En este sentido, desde la organización sindical se apuesta por la difusión de campañas informativas y de sensibilización destinadas a los ciudadanos y también a los profesionales, para que estos últimos denuncien públicamente lo sucedido, algo que no siempre hacen.

Comentarios