Seguridad

La AUGC no quiere la nueva Comandancia de la Guardia Civil lejos de su actual ubicación

zx11
photo_camera Un agente de la Guardia Civil (C.A./ARCHIVO)

Los representantes de los guardias civiles arguyen que una construcción alejada de la actual ubicación supondría dejar «huérfano» de atención toda la periferia.

Encuentro de os dirigentes de la AIGC con el delegado del Gobieerno (CEDIDA)
Encuentro de los dirigentes de la AUGC con el delegado del Gobierno (CEDIDA)

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha defendido la conveniencia de que la futura nueva sede de la Comandancia de la Guardia Civil no se levante lejos de su actual emplazamiento. Los dirigentes de la entidad trasladaron esta inquietud al delegado del Gobierno, Rafael García, en el transcurso del encuentro que les reunión ayer lunes.  «Esto se debe, fundamentalmente, a que una nueva construcción alejada de la periferia dejaría huérfano todo el extrarradio y los demás aspectos estratégicos y operativos», argumenta la AUGC en un comunicado. La Asociación plantea como posible sede la residencia del comandante general, sita junto a la actual Comandancia de Hadú.

Además, los representantes de los guardias civiles explicaron al delegado que existe un grupo de ciudadanos que, a través de las asociaciones de vecinos, ha recogido más de 5.000 firmas para solicitar la reapertura de la Comisaría de Los Rosales y el Fuerte de El Príncipe.

Este fue uno de los asuntos que formaron parte de la agenda de la reunión entre los dirigentes de la AUGC y Rafael García. Los dirigentes de la Asociación también anunciaron al delegado que ya se ha registrado formalmente la candidatura al premio «Princesa de Asturias» de los ciudadanos de Ceuta por su comportamiento durante la crisis migratoria de mayo del año pasado.

Los representantes de los guardias civiles plantearon a García las reivindicaciones que han copado las protestas protagonizadas por los agentes en los últimos tiempos, entre ellas la exigencia del cumplimiento de todas las cláusulas del acuerdo de equiparación salarial, el acceso al derecho a la jubilación anticipada y la instauración de la jornada laboral de 35 horas.

La AUGC también lamentó en presencia de García la «instrumentalización política» de la Guardia Civil en casos como la tragedia humana vivida en la valla de Melilla o el traspaso de competencias en Navarra.

La agenda se completó con otros asuntos como la apertura de la aduana comercial, la necesidad de dotar de más medios humanos y materiales al cuerpo en Ceuta, las previsiones del Plan Integral de Desarrollo Socioeconómico auspiciado por el Gobierno central y una iniciativa impulsada por descendientes de soldados regulares indígenas, muchos de ellos guardias civiles.

Comentarios