Seguridad

operación cesto

La Fiscalía solicita mantener la condena para los 11 integrantes de la célula yihadista asentada en Ceuta

Algunos de los implicados en la Operación Cesto/ C.A.
photo_cameraAlgunos de los implicados en la Operación Cesto/ C.A.

La Audiencia Nacional impuso a los procesados condenas que oscilaban entre los 10 y los 12 años de prisión. La Fiscalía entiende que la sentencia es muy clara y prueba que los condenados reclutaban combatientes para enviarlos a Siria. Por su parte, la defensa solicita la redacción de una nueva sentencia por la Audiencia Nacional. 

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha solicitado que se mantenga la condena impuesta por la Audiencia Nacional de entre 10 y 12 años de cárcel para 11 integrantes de una célula yihadista asentada en Ceuta.

La Fiscalía entiende que la sentencia es muy clara y prueba que los condenados reclutaban combatientes para enviarlos a Siria. 

Por su parte, la defensa de los dos cabecillas de la célula ha solicitado la redacción de una nueva sentencia por la Audiencia Nacional. Además de la reducción de la pena y la absolución del resto de implicados.

La representante del Ministerio Público ha argumentado que la petición de la defensa no puede prosperar. En la misma línea, la Fiscal ha destacado las declaraciones de los familiares de algunos de los jóvenes captados. Tras su desaparición, muchas familias acudieron a la Policía para denunciar la situación al tiempo de aportar información sobre los miembros de la célula. Para la representante de la Justicia, son pruebas testificales importantes. 

 

La defensa de los condenados

La defensa insiste en que no existen pruebas suficientes para concluir que los detenidos cometieron delito de integración en organización terrorista. En concreto, la defensa argumenta que "no se ha podido observar tráfico de llamadas ni conversación telefónica con Siria".

Además, añade que tampoco se puede demostrar que existiera comportamiento delictivo ni radicalización sólo por el material que se encontró en sus domicilios. 

Los hechos que ahora se cuestionan ocurrieron entre abril de 2012 y julio de 2013 en el marco de la "Operación Cesto"

 

Antecedentes

El Tribunal Supremo revisará mañana los recursos interpuestos por los once condenados por la “Operación Cesto”, actuación policial que junio de 2013 permitieron la desactivación en Ceuta de una red dedicada al reclutamiento y envío de voluntarios a Siria. La revisión se sustancia después de que fuera aplazada la vista inicialmente fijada para el pasado 21 de abril.

La Audiencia Nacional impuso a los procesados condenas que oscilaban entre los 10 y los 12 años de prisión por la comisión de delitos de integración en organización terrorista y tenencia ilícita de armas.

Las penas más altas recayeron sobre los dirigentes de la célula Karim Abdeselam Mohamed “Marquitos” e Ismail Abdellatif Al-Lal “Stifo”. El resto de los miembros del grupo -Abdelkrim Chaib Abdelaziz, Mohamed Heyouf Mohamed, Tarik Mustafa Hamed, Abdelah Abdeselam Ahmed “Chepej” o “El Cojo”, Yassin Ahmed Laarbi “Pistu”, Abdeluahid Sadik Mohamed, Abdesamij Laiachi Abdeselam, Nordin Ahmed Abdel Lah y Rochdi Abdeselam Abdel Lah, alias “Tuita”. Éste último fue condenado, además, a una pena de un año y medio como autor de un delito de tenencia ilícita de armas. La Policía halló en su domicilio de El Príncipe una escopeta de cañones recortados.

La sentencia describía a los integrantes de la célulla como individuos “muy conscientes” del valor que su trabajo tenía para las organizaciones terroristas filiales de Al Qaeda que operaban en Siria en su empeño por lograr la “imposición violenta del “califato global”. La Sala de la Audiencia Nacional subrayaba la “radicalización” y “peligrosidad” de los miembros de la organización.

La sentencia constataba que los condenados eran conocedores de que las personas captadas emprenderían actos violentos nada más ponerse a disposición de las organizaciones yihadistas bajo cuya égida combatirían. Según la resolución judicial, todos los acusados mostraban una gran “radicalización religiosa”.

 En el transcurso de 14 meses, desde abril de 2012, la célula envió a las zonas de conflicto a, al menos, 28 yihadistas, nueve de ellos ceutíes. Seis de los terroristas oriundos de Ceuta murieron en actos violentos.

Los condenados desarrollaban sus tareas de captación desde Ceuta, donde coordinaban los viajes a Siria de los yihadistas y actuaban como enlaces con sus familias.

 

Comentarios