Seguridad

JUNTO AL ARRESTADO EN ALTEA

El juez Eloy Velasco envía a prisión al detenido en Ceuta como presunto miembro de una célula yihadista

El detenido en Ceuta es conducido por agentes de la Policía Nacional para su traslado a Madrid/ MINISTERIO DEL INTERIOR
photo_cameraEl detenido en Ceuta es conducido por agentes de la Policía Nacional para su traslado a Madrid/ MINISTERIO DEL INTERIOR

El magistrado de la Audiencia Nacional también decreta el ingreso en prisión de la persona detenida en Altea como presunto segundo miembro de la célula. Velasco acusa a ambos de integración en organización terrorista, reclutamiento y adoctrinamiento. 

El juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, ha decretado este viernes prisión provisional para los dos presuntos yihadistas detenidos el pasado miércoles en Ceuta y Altea (Alicante). Ambos fueron arrestados en el marco de una operación conjunta de las autoridades españolas y marroquíes que permitió la detención de otras dos personas en Castillejos y Tetuán. Según las pesquisas policiales, los cuatro hombres integraban dos células terroristas bajo el mando de Daesh que actuaban en España y Marruecos.

Velasco acusa a los detenidos de integración en organización terrorista, reclutamiento y adoctrinamiento.

La Policía concluye que los dos detenidos en Ceuta y Altea sostenían una “comunicación directa, constante y fluida” con reclutadores y dirigentes de la organización terrorista. Ambos desarrollaban tareas específicas. Así, mientras uno de ellos se ocupaba de las tareas de adoctrinamiento y radicalización de seguidores para la yihad, el segundo ejercía de “sheik” o director espiritual de los prosélitos.

Los miembros de la célula observaban rígidas medidas de seguridad en sus desplazamientos y comunicaciones telefónicas. Los detenidos limitaban sus contactos a un reducido círculo con el fin de eludir la potencial vigilancia de la policía.

Mientras, la célula asentada en Marruecos se esforzaba en garantizar la ortodoxia del grupo.

Los integrantes de la “katiba” radicada en Siria se encargaban, a su vez, de mantener en conexión las dos células terroristas con Daesh. Desde allí se impartían instrucciones precisas a los yihadistas y se les proporcionaba material propagandístico de la organización para su difusión.

Comentarios