Semana Santa 2019

Viernes Santo

A la Noche de Pasión le faltaron costaleros

El Cristo de los Remedios ha tenido que ir a hombros y la Virgen ha regresado a la parroquia con la ayuda de los ceutíes que han arropado y empujado el paso ante la falta de costaleros. 

Este año, los pasos del Viernes Santo han corrido mejor suerte que la Semana Santa pasada en la que el Valle y los Remedios tuvieron que quedarse en casa debido al mal tiempo. La Expiración y el Santo Entierro salieron pero les pilló la lluvia y tuvieron que acortar el recorrido. 

En esta ocasión todos los pasos han podido lucir su esplendor por las calles de Ceuta.

La primera cofradía en salir a procesionar ha sido la del Cristo de la Paz y María Santísima de La Piedad desde la parroquia Nuestra Señora del Valle, en la calle Brull, y lo ha hecho acompañada de la Capilla Musical Hermanos Jiménez Regén. El paso ha recorrido de manera majestuosa las céntricas calles de la ciudad acompañado de decenas de túnicas de capa negra.

Pocos minutos después, los Remedios sacaba a sus sagrados titulares desde su parroquia en la calle Real. 

Las túnicas negras ajustadas por el cíngulo de esparto comenzaron a poblar la tarde de este Viernes Santo las calles de Ceuta. Centenares de personas aguardaban la salida de los pasos del Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora del Mayor Dolor, expectantes ante un espectáculo que, no por repetido, resulta menos conmovedor. A ello concurren tanto la belleza de las imágenes como el acompañamiento musical. Unos pasos que este año han estrenado recorrido y que se han caracterizado por la falta de costaleros. El Cristo de la Buena Muerte ha sido portado a hombros por la falta de costaleros y Nuestra Señora del Mayor Dolor ha necesitado la ayuda de los ceutíes para volver a la parroquia. Al paso le han tenido que poner ruedas y ha sido empujado por todo el Revellín por decenas de personas. 

La Expiración y el Santo Entierro

Tras el Valle y los Remedios ha llegado el turno de la Expiración. La cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo de la Expiración, María Santísima del Amor y San Juan Evangelista ha salido a las 20.30 horas del Santuario Nuestra Señora de África para iniciar su Estación de Penitencia. El paso del Cristo lo ha hecho sobre ruedas, acompañado de las túnicas moradas y blancas. La Hermandad espera que el año que viene el paso pueda ser portado a hombros. 

El movimiento característico de este paso y el silencio del Cristo contrastan con las túnicas burdeos y blancas y la música de la Agrupación Musical Cristo de la Encrucijada que acompañan a la Virgen unos metros por detrás. 

El Viernes Santo se ha cerrado con la procesión magna del Santo Entierro. La Venerable y Real Cofradía de Penitencia del Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de la Soledad ha procesionado por primera vez con las dos imágenes sobre un solo paso debido a la falta de costaleros. 

La seriedad, el fervor y el recogimiento han vuelto a hacer acto de presencia un Viernes Santo más. 

Comentarios