Sociedad

vertidos de aguas fecales

Caballas denuncia el estado "tercermundista" del centro de menores La Esperanza

Imagen que muestra el estado en el que se encuentra el Centro de Menores / CEDIDA
photo_cameraImagen que muestra el estado en el que se encuentra el Centro de Menores / CEDIDA

Tras la visita realizada ayer al centro de menores La Esperanza, Caballas ha remitido un escrito al presidente de la ciudad como máximo responsable en el área para denunciar la situación “tercermundista e intolerable” que se vive en el centro “y que exige medidas inmediatas”.

“Nos hemos quedado horrorizados del estado en el que se encuentra. La infinidad de desperfectos acumulados, de toda clase y condición, convierten aquello en unas dependencias impropias de una ciudad que gestiona 300 millones de presupuesto anual”, denuncian en nota de prensa.

Para Caballas, el abandono es evidente, y “las excusas ofrecidas, no existe ni contrato de mantenimiento ni programa alguno para hacerlo con recursos propio, son inaceptables”. Lo más grave de lo visto ayer por el líder del partido, Mohamed Ali, es “la constante y progresiva filtración de aguas fecales que se produce desde la segunda a la primera planta, lo que ha obligado a cerrar parcialmente algunas dependencias, y obliga a convivir con una humedad maloliente absolutamente indigna”. Fuentes consultadas por Ceuta Actualidad aseguran "desde el desconocimiento técnico y habiendo una finísima línea entre agua fecales y residuales" que el agua filtrada proviene de las duchas.

Al parecer estos hechos fueron puestos en conocimiento de la consejería competente sin que, hasta la fecha, siete meses después, se haya producido actuación alguna. “Pero lo más lamentable es la opinión demasiado extendida de que la lamentable situación del centro está ocasionada por el mal comportamiento de los usuarios. Nos parece intolerable. No es creíble que un problema de filtraciones de aguas fecales pueda ser imputado al comportamiento de los menores. Más bien parece que alguien pretende escudarse en los prejuicios que desgraciadamente siguen presentes en determinados sectores de la población, para proteger a la empresa constructora y no exigirle responsabilidades por lo que parecen, muy claramente, vicios ocultos. En consecuencia, le solicitamos que a la mayor brevedad posible, inicie usted el procedimiento correspondiente para determinar esta contingencia y obrar en consecuencia”.

“Otra sorpresa y que abunda aún más en el abandono de este centro, es que carece de la preceptiva licencia de apertura, a pesar de haber sido solicitada en 2012. Este hecho es un claro síntoma de una política de menores reprobable y que cuestiona el modo en que el Gobierno ejerce una competencia obligatoria. En este sentido, hemos de poner de manifiesto que el centro carece de las dotaciones mínimas para desarrollar programas educativos”.

La falta de personal es otro aspecto denunciado por Caballas con una plantilla “improvisada con personas de procedencia diversa: vigilantes de una empresa privada que hacen de monitores, trabajadores de una empresa municipal, personal de plan de empleo o colaboración social, trabajadores de servicios educativos conveniados con una ONG… que hacen lo que pueden ante una realidad compleja que los desborda”.

Caballas exige actuaciones urgentes al Gobierno de la ciudad, “en caso contrario nos reservamos la posibilidad de plantear cuantas actuaciones sean precisas en los diversos ámbitos competentes para intentar reconducir este penosa caos que sufren menores a su cargo”.

Comentarios