Sociedad

pone como ejemplo una cafetería céntrica recientemente inaugurada

El CERMI denuncia las dificultades de accesibilidad incluso en locales de nueva construcción

Servicio mal adaptado que impide las transferencias laterales (CERMI)
photo_camera Servicio mal adaptado que impide las transferencias laterales (CERMI)

Considera que obviar la norma sobre accesibilidad crea espacios pensados para "un público modélico" y condena a las personas con discapacidad a ser "ciudadanos de tercera".

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha vuelto a evidenciar la discriminación a la que muchos espacios públicos siguen condenando a este grupo de ciudadanos. En esta ocasión, los responsables de la entidad censuran las numerosas barreras arquitectónicas que presenta un establecimiento de hostelería recientemente inaugurado en el centro de la ciudad.

El CERMI detalla los incumplimientos de la norma de eliminación de barreras que presenta la nueva cafetería objeto de su crítica: accesos solventados con escalones o aseos presuntamente adaptados que no cumplen con las estipulaciones. “Se trata de un establecimiento elitista pensado para un público modélico, de complexión fuerte, hábil, que deambula de manera erguida y sin perder el equilibrio, con buena visión y audición, capaces de reconocer el entorno y relacionarse con él”, critica la entidad.

Con esta denuncia, los responsables del CERMI ponen de manifiesto que ni tan siquiera en las nuevas construcciones se respetan las condiciones de accesibilidad universal que establece la ley. “Aplicar las condiciones de accesibilidad universal en una nueva construcción, no debería suponer un desafío de difícil solución, ni un incremento adicional del coste de ejecución, si desde el origen, desde que se concibe el proyecto, se consideran los principios del diseño para todos”, argumenta la entidad.

Comentarios