Sociedad

De usuario a presidente de acefep

“El diagnóstico de una enfermedad mental no es el fin sino el principio de una etapa de superación”

Basilio García, presidente de ACEFEP Ceuta/ C.A.
photo_cameraBasilio García, presidente de ACEFEP Ceuta/ C.A.

Basilio García es un ejemplo de esfuerzo y superación. En pocos años ha pasado de ser usuario de ACEFEP a presidente de la asociación. 

Basilio García era una persona con inquietudes, ganas de comerse la vida, con ilusión por estudiar una carrera, en definitiva quería disfrutar dada su juventud, pero sus planes se frustraron cuando a los 24 años le diagnostican esquizofrenia. En ese momento sus emociones y su círculo efectivo saltaron por los aires. Basilio se encerró en sí mismo, estuvo un año y medio sin salir de casa hasta que llegó el día en el que decidió comenzar a plantarle cara a su enfermedad, salía poco a poco de casa y empezó a ejercitar la mente, “en ese momento comenzó mi recuperación”.

Durante nueve años Basilio ha recorrido Ceuta sin tener conciencia que formaba parte del colectivo de personas con enfermedad mental, pero entre penumbras decide despertar su gusto por la escritura y se preocupa por aprender a escribir. “Un día me llamó la coordinadora del programa de ocio y tiempo libre para pedirme que participara en el taller de narrativa de ACEFEP, “en ese momento empieza mi relación con la Asociación”. Fue un proyecto que le aportó mucho y que le ayudó en gran medida a su recuperación ya que los usuarios le trataban como un profesor. “Eso mejoró mi autoestima y el sentido de la responsabilidad, dos cuestiones que han contribuido en mi mejoría”.

De esta manera comenzó a frecuentar el local de ACEFEP, la actitud positiva y activa de este ceutí caló entre los miembros de la Asociación que llegaron a proponerle para la Junta Directiva, empezó como vocal, se hizo secretario y así hasta alcanzar el máximo cargo, presidente de ACEFEP Ceuta.

Mientras Basilio iba ascendiendo dentro del movimiento asociativo, se crea en Madrid el Comité Prosalud Mental en primera persona y Basilio acude como representante de Ceuta. “Este organismo a nivel nacional busca que las personas afectadas tengamos el control de nuestras vidas, algo que tradicionalmente era propio de los familiares”.

Hace unos días, María del Carmen Barranco, quien durante doce años ha estado al frente de la asociación, decide poner fin a su mandato alegando motivos personales. “Después de levantar ACEFEP desde sus cimientos, María del Carmen considera que soy la persona más preparada para relevarle en su puesto”. De esta manera Basilio se convierte en la primera persona con una enfermedad mental superada que se pone al frente de la entidad.

Para Basilio la participación en ACEFEP ha sido fundamental para su recuperación. “La responsabilidad que desde el primer día me han otorgado ha permitido a mi mente evolucionar. La mente puede dar un vuelco, al mismo tiempo que se para puede volver a ejercitarse”.

Basilio considera que la verdadera recuperación se da cuando inicias un proyecto de vida independiente y esto es precisamente lo que ha conseguido el actual presidente de ACEFEP.

Reconoce que al principio su mente se quedó bloqueada con tantos medicamentos pero poco a poco supo cómo ejercitarla, incluso se sintió capacitado para prepararse unas oposiciones de funcionario que logró superar en 2010. “Este paso supuso un antes y un después en mi vida, me ha dado esa independencia que tanto ansiaba”.

Basilio anima a las personas a seguir sus pasos y por lo menos tener esperanza por ese proyecto de vida.

Nuevos proyectos y objetivos

El recién nombrado presidente de ACEFEP va a intentar mantener la ruta establecida por su antecesora, “ya eso va a ser un reto”. Sin embargo, Basilio cuenta con nuevos objetivos a poner en marcha. “Me gustaría incidir sobre todo en sensibilizar a la población y combatir esos prejuicios que en principio te pueden retraer de participar, como es el estigma”.

Basilio también aboga por potenciar las campañas puestas en marcha “aplicando mi experiencia en primera persona para conseguir que en Ceuta se considere la salud mental como algo positivo”.

Entre sus objetivos está también que los usuarios consigan el control de sus vidas. “Es primordial que se diseñen unos itinerarios para facilitar la autonomía de las personas con enfermedad mental”.

En cuanto a la ayuda que aportan las administraciones, Basilio se siente satisfecho con los recursos que los poderes públicos les están proporcionando y que sirven para que ACEFEP siga adelante. Pero para conseguir la autonomía de estas personas “lo ideal sería la puesta en marcha de un plan de empleabilidad local.

“Nos sentimos ayudados pero siempre es necesario contar con más recursos para mejorar la calidad de vida de los enfermos mentales”.

El mensaje de Basilio para las personas que están en su misma situación es claro: “El diagnóstico de una enfermedad mental no es el fin de algo, sino el principio de una etapa de superación”.

El presidente de ACEFEP recomienda aprender de los síntomas, de los especialistas, del movimiento asociativo, de los compañeros y participar en la vida social para “lograr el objetivo final” que no es otro que “conseguir un proyecto de vida independiente y en plenitud”.

Comentarios