Sociedad

con motivo del día de todos los santos

Las floristerías de la ciudad aumentan sus ventas un 20%

IMG-20161031-WA0034
photo_camera Las floristerías están llenas de flores / P.H.L.

El crisantemo ha dejado de ser la flor estrella en el Día de Todos los Santos para dejar espacio a los claveles, las margaritas o la clavelina. Estos días el cementerio de la ciudad se llena de flores para recordar a los difuntos.

Mañana se celebrar el Día de Todos los Santos, una celebración cristiana que tiene lugar el 1 de noviembre en la Iglesia católica y el primer domingo de Pentecostés en la Ortodoxa. Fue instaurado por la Iglesia Católica a raíz de la Gran Persecución de Diocleciano, a principios del siglo IV. Eran tantos los mártires causados por el poder romano, que la Iglesia señaló un día común para todos ellos, fueran conocidos o desconocidos. Aunque en los primeros siglos varió la fecha, Gregorio III la fijó el 1 de noviembre en el siglo VIII (en respuesta a la celebración pagana del Samhain o Año Nuevo Celta, que se celebra la noche del 31 de octubre) y Gregorio IV extendió la festividad a toda la Iglesia en el siglo IX. Para los católicos españoles es una de las ocho fiestas de precepto anuales.

La Conmemoración a los Fieles Difuntos, generalmente llamada Día de los Muertos o Día de los Difuntos, es una celebración que se realiza el 2 de noviembre complementando el Día de Todos los Santos, cuyo objetivo es orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrenal y, especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de purificación en el purgatorio.

Como el 2 de noviembre no es día festivo, muchas familias aprovechan la festividad de primeros de mes para visitar a sus seres queridos en los campos santos y llevarles flores. En estos días las ventas en las floristerías aumentan considerablemente, alrededor de un 20%.

Hace años se utilizaban los crisantemos para llevar a los difuntos en los cementerios, pero hoy en día se le llevan todo tipo de flores. Según la Floristería Lara, “los clientes nos piden todo tipo de flores desde margaritas a claveles pasando por la clavelina”. Desde ayer los ceutíes ya visitan a sus muertos en el cementerio de Santa Catalina aunque la mayor afluencia se produce hoy y mañana, día festivo en la ciudad.

 

Origen de la tradición

Parece ser que la primera sepultura a la que se llevaron flores puede datar de hace más de 10.000 años, pues se han descubierto en Israel restos de plantas con colores en unos enterramientos de la Edad de Piedra pertenecientes a una cultura llamada Natufiense, cultura que se desarrolló a orillas del Mediterráneo desde hace 10.000 a 13.000 años de antigüedad, y que fueron los humanos que podrían haber sido de los primeros agricultores. Se encontraron cuatro tumbas en una zona montañosa de Israel, dentro de una cueva, que tenían entre 11.700 a 13.700 años de antigüedad en las que había restos de flores y de plantas aromáticas como la salvia y la menta sobre ellas.

Comentarios