Sociedad

La comunidad judía conmemora la liberación de Auschwitz con alegatos contra la islamofobia

Un sencillo acto en la Plaza de la Constitución reúne a dos centenares de personas en el día internacional en memoria de las víctimas del Holocausto

“Para que el mal triunfe, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”. La sentencia de Edmund Burke oída de labios de Jacob Hachuel, portavoz de la comunidad judía ceutí, ha cobrado esta tarde pleno significado. La conmemoración del 70º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz ha congregado a los judíos repartidos por las distintas latitudes en actos de emocionada reivindicación de la renuncia al olvido.

Alrededor de dos centenares de personas se han reunido desde las ocho y media de esta tarde en la Plaza de la Constitución para rendir tributo a las tragedias personales de los seis millones de judíos asesinados por los nazis sobre las que se ha erigido la dignidad de un pueblo. Un acto austero y sencillo, cuyos organizadores han solicitado a los asistentes que se abstuvieran de brindar aplauso alguno a los intervinientes –“no aplaudan, no es un acto para aplaudir”-, ha servido a los judíos ceutíes para evocar a quienes padecieron en su carne la barbarie de la que son capaces los seres humanos.

El acto ha contado con la presencia de diversos responsables políticos e institucionales, entre los que se encontraban el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González, la consejera de la Presidencia, Yolanda Bel, y el dirigente de Caballas, Mohamed Ali.

Sucesivamente, distintos miembros de la comunidad hebrea han tomado la palabra para describir el espanto de la Alemania nazi a través de los relatos de alemanes no judíos contemporáneos de aquellas atrocidades. Jacob Hachuel ha glosado la tragedia judía como el resultado de la indiferencia de toda una nación que quiso vivir de espaldas a los crímenes que se cometieron en su nombre.  Hachuel se ha referido a la persecución nazi y al exterminio judío como una enseñanza que constituiría una irresponsabilidad desdeñar. “Hoy se reproducen situaciones lejanamente parecidas a aquellas que precedieron al Holocausto”, ha alertado el portavoz de comunidad judía para aludir inmediatamente a las manifestaciones de intolerancia que representan actitudes como la islamofobia.

La lectura de un salmo del libro del Rey David a cargo de un rabino y el encendido de unas velas puso fin a la ceremonia. 

Comentarios