Sociedad

entrenamiento adaptado para cualquier mujer

Las chicas de María Mora

Las madres pueden acudir a las clases acompañadas de sus hijos / C.A.
photo_cameraLas madres pueden acudir a las clases acompañadas de sus hijos / C.A.

María Mora es una “loca del deporte”. La bici es su medio de transporte y el deporte, su pasión. Precisamente esa forma de vida saludable es la que intenta inculcar a sus “chicas”. Mujeres de todas las edades y condiciones que buscan hacer ejercicio adaptado a sus necesidades.

Estar embarazada ya no es sinónimo de vivir en una urna de cristal. Lejos quedan los consejos de vida sedentaria durante los nueve meses de gestación. Ahora se recomienda a la mujer que se mueva, haga ejercicio y lleve una vida activa. Ya no hay excusas y como dice María Mora, “estar embarazada no significa estar enferma”.

María Mora es licenciada en ciencias del deporte y maestra de Educación Física pero fiel a su espíritu inquieto buscó ampliar sus conIMG-20170426-WA0005ocimientos cuando se encontró con un curso de formación en entrenamiento en embarazado y post parto. Se lanzó a la aventura y junto al negocio familiar en el Mercado Central comenzó a impartir clases de gimnasia con tres futuras mamás. Hoy tiene más de 9 aunque el grupo se ha visto reducido por los últimos nacimientos. Pero “las espero”, confía María, que no deja a sus chicas después de dar a luz.

“Cuando las madres están más recuperadas y hechas a su nueva vida seguimos con el entrenamiento adaptado”. Hoy trabaja con seis mamás, con ellas y con sus bebés. “Lo bueno de estas clases es que si no tienes con quien dejar al niño puedes traerlo”, comenta Rosa, una nueva mamá que ha continuado con su gimnasia después del parto y acude con su hija Marta de un año. “En estas clases todo son ventajas. Te relacionas 3232con otras mamás, recuperas la forma física, los niños se relacionan con otros bebés y en caso de necesidad se les puede dar el pecho en mitad de la clase”, comentan entre risas algunas madres, que “se aprovechan de sus hijos” para parar un poco porque “María no tiene piedad”. Si algún bebé se pone a llorar, María prepara una plancha para que Judith se coma a besos a su niña o unos ejercicios en los que cambia las pesas de Aurora por el pequeño Mario. Aquí no hay excusa para parar y bien lo sabe Isa, madre de Leo de 12 meses.

El buen ambiente en Healthy Woman se siente nada más entrar. Son las 19 horas y llegan más mujeres. El revuelo entre carros de bebés, pesas, steps y saludos inicia el cambio de clase. Ahora le toca el turno a mujeres de todas las edades que apuestan por un entrenamiento dos días a la semana. Las clases de María no se limitan a las cuatro paredes del local que regenta en el Mercado Central sino que la proximidad de la playa invita a practicar deporte también en La Ribera. Una opción que gusta mucho a sus “chicas” pero sobre todo a las embarazadas. Auxi es una de ellas, madre de un niño de 20 meses y una niña en camino, repite con María. “Es beneficioso para el bebé y para una misma. Te ayuda a encontrarte mucho mejor, más ágil, menos pesada y a controlar el azúcar, la tensión y el peso”, comenta.

17157454_1320734567982069_4387630649787640354_oSi en algo coinciden todas las madres que están con María es en lo beneficioso que fue, no solo para el embarazado sino también para el parto, acudir a estas clases. “Nunca sabes cómo va a ir el parto por lo que no está de más estar preparada para el esfuerzo que supone”, comenta María, pionera en la ciudad en ofrecer este tipo de gimnasia.

La clave de Healthy Women está en adaptar el entrenamiento a cada mujer y trabajar el cuerpo en su conjunto con pesas, gomas, pelotas, steps… María Mora no se queda solo en el ejercicio, también aprovecha para organizar talleres para sus “chicas” como el de primeros auxilios para bebés y niños que impartió una enfermera hace un par de semanas o el de yoga del pasado fin de semana.

Comentarios