Sociedad

la comunidad hindú aplaude la ratificación del vicario en su cargo

Mirchandani: “Celebramos algo que no deberíamos celebrar porque nunca debió suceder”

Procesión de la deidad hindú Ganesh (C.A.)
photo_cameraProcesión de la deidad hindú Ganesh (C.A.)

Los hindúes ceutíes se felicitan por la decisión del Obispado de mantener en su puesto al vicario de Ceuta, Juan José Mateos, después de que éste dimitiera por autorizar la entrada del dios Ganesh en la iglesia de África. 

“Celebramos algo que no deberíamos celebrar porque nunca debió suceder”. El vicepresidente de la Comunidad Hindú, Premi Mirchandani, ha valorado de este modo la ratificación en su cargo por el Obispado de Cádiz del vicario de Ceuta, Juan José Mateos. El sacerdote fue forzado a presentar su dimisión por autorizar la entrada en la iglesia de África de una procesión en honor a la deidad hindú Ganesh.

Mirchandani ha valorado la reacción del Obispado y aplaudido la continuidad de Mateos en el cargo. Según el representante de los hindúes ceutíes, la decisión disuelve una controversia que ningún residente en la ciudad llegó a entender. “No se hizo nada malo, pues nuestra presencia en la iglesia estuvo siempre presidida por el respeto: esto es algo que los ceutíes han entendido”, sostiene el vicepresidente de la Comunidad Hindú.

La organización de la próxima edición de los actos en honor al dios Ganesh no precisará su agenda de actos hasta el próximo enero. Merchandani se ha remitido a esa fecha para pronunciarse sobre cómo se plasmará el diálogo interreligioso con la confesión católica que durante todos estos años ha encarnado la visita a la imagen de la Virgen de África. 

La entidad remitió el pasado lunes sendas cartas al obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, y al papa, Jorge Bergoglio. En ellas, argumenta la singular relación que las comunidades religiosas mantienen en Ceuta, recuerda que la ceremonia censurada se había venido celebrando sin reproches desde hace ocho años y expresa su apoyo al vicario Mateos. La carta al papa Francisco, además de ser enviada por un servicio de mensajería, ha sido entregada a un cardenal que ha asumido la encomienda de hacerla llegar al jefe del estado vaticano.

Comentarios