Sociedad

OBITUARIO

Muere Julio Anguita, líder histórico de Izquierda Unida, a los 78 años de edad

Julio Anguita
photo_cameraJulio Anguita

Ingresó en el hospital Reina Sofía de Córdoba tras sufrir una parada cardiorespiratoria en su domicilio. 

 

 

Julio Anguita González, uno de los políticos de trayectoria más significativa en la España de las últimas décadas, ha muerto en Córdoba a causa de un infarto de miocardio a los 78 años de edad. El histórico dirigente de Izquierda Unida tenía ya un historial de problemas cardiacos. Fue esta circunstancia lo que le separó de la política activa.

Anguita fue uno de los referentes de la izquierda española en la 'segunda etapa' de la Transición, o más bien cuando esta se dio por consolidada. Nacido en Fuengirola (Málaga), el 21 de noviembre de 1941 en el seno de una familia militar, cursó estudios de magisterio y se afilió al Partido Comunista de España en 1972, cuando aún era ilegal.

 

Julio Anguita, alcalde de Córdoba y 'Califa Rojo'

Comenzó su carrera política pública como alcalde de Córdoba, en 1979, ganando ceirta fama por ser el único alcalde comunista de una capital de provincia. En un primer momento lo fue como cabeza de un gobierno de concentración, pero pese a los problemas y enfrentamientos en su seno, en 1983 revalidó el cargo, esta vez por mayoría absoluta. Aquella época le valió el apodo de "el Califa Rojo".

El fracaso del Partido Comunista de España en las elecciones generales de 1982, ganadas por mayoría absoluta por el PSOE, motivaron un proceso de reestructuración interna, en el que Anguita destacó como uno de los nuevos rostros. En 1986 el PCE integró la marca electoral Izquierda Unida, que consiguió relativamente buenos resultados en las autonómicas andaluzas. Anguita pasó a ser secretario general del PCE en 1988 y fue elegido diputado en el Congreso en 1989, revalidando el escaño en 1993 y 1996.

 

Julio Anguita, líder de Izquierda Unida y crítico con el PSOE

Como secretario general del PCE y líder en la práctica de Izquierda Unida, Anguita propugnó una política independiente de izquierdas, y no de acuerdo primordial con el PSOE liderado por Felipe González. De hecho, fue muy crítico con la etapa final de Felipe González como presidente del Gobierno, marcada por frecuentes escándalos de corrupción.

Su respuesta: "Programa, programa, programa", a cualquier intento de acuerdo acabó haciéndose famosa. Llegó, de hecho, a contar con una cierta benevolencia del Partido Popular, puesto que su postura ayudaba a desgastar al PSOE por la izquierda. Siempre proclamó la necesidad de que IU y el PCE recuperasen su hegemonía en la izquierda, pero sin conseguirlo.

Abandonó la secretaría general del PCE en 1998 y en el año 2000 dejó la política activa por motivos de salud. Desde que alcanzó la edad de jubilación, renunció a la pensión de diputado y recibió la correspondiente a su condición de profesor. En su ideario, siempre defendió el republicanismo y el federalismo, y recordó siempre que el PCE aceptó la monarquía como compromiso para llevar a cabo la Transición.

Su hijo, Julio Anguita Parrado, murió el 21 de marzo de 2003 en Irak como consecuencia de la II Guerra del Golfo: un misil iraquí impactó en el convoy con el que se desplazaba. Anguita había abandonado ya la política pero había estado entre las voces críticas contra la intervención contra Sadam Hussein, apoyada entre otros por el entonces presidente del Gobierno de España, José María Aznar. "Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen" fue la frase que pronunció al serle comunicado la muerte de su hijo.

Comentarios