Sociedad

Irene Pascual, mediadora del programa O'Cambalache, trabaja para luchar contra la explotación y la trata

La prostitución en Ceuta tiene cara de mujer transfronteriza y latinoamericana

Irene Pascual, mediadora de la Fundación Cruz Blanca (C.A.)
photo_cameraIrene Pascual, mediadora de la Fundación Cruz Blanca (C.A.)

La Fundación Cruz Blanca mantiene activo desde 2013 el programa O'Cambalache, orientado a apoyar a las mujeres que ejercen la prostitución o se encuentran en situación de trata. 

Alrededor de medio centenar de mujeres ejercen la prostitución en Ceuta, la mayoría de ellas marroquíes y latinoamericanas, según revela la Fundación Cruz Blanca.

La entidad mantiene activo desde 2013 el programa O’Cambalache, una iniciativa orientada a apoyar a las mujeres que ejercen la prostitución o se encuentran en situación de trata.

“Si existe prostitución, es porque existe demanda –sostiene Irene Pascual, mediadora de O’Cambalache- Si la mayoría de los hombres que acuden a la prostitución supiera que estas mujeres no son libres o no ven una salida a su situación, quizás no demandarían prostitución”.

Pascual, que esta tarde ha ofrecido una charla en el instituto Camoens sobre el trabajo de la Fundación en este ámbito, ha detallado el perfil de las mujeres que se encuentran presas de la prostitución en Ceuta. Según ha explicado, un grupo de ellas integrado por marroquíes ejerce su actividad en la calle para lo cual cruzan a diario la frontera. Otras, fundamentalmente latinoamericanas, se prostituyen en pisos.

La labor de los activistas de O’Cambalache está orientada, en primer término, a la prevención, promovida mediante el reparto de material higiénico y la práctica de tests de VIH. “A través de estos contactos creas un vínculo con estas mujeres que, en el caso de que alguna se halle en situación de trata o explotación, quizás cree la confianza necesaria para que te lo cuenten”, asegura Pascual.

Comentarios