Sociedad

"Este premio es para todas las mujeres que luchan contra el cáncer de mama"

Hilda Castro durante la entrega del galardón en el Salón del Trono / C.A.
photo_cameraHilda Castro durante la entrega del galardón en el Salón del Trono / C.A.

La presidenta de Mujeres Mastectomizadas, Hilda Castro, se convierte en la María de Eza número 22. Un galardón que cada 8 de marzo otorga la Ciudad como reconocimiento a una mujer ceutí. 

Humilde y trabajadora. Estos dos adjetivos definen perfectamente a la mujer que este año recibirá el premio Maria de Eza de manos del Gobierno de la ciudad. Hilda Castro es la presidenta de la Asociación de Mujeres Mastectomizadas (ACMUMA) y este galardón premia sus años de dedicación y trabajo para con las mujeres con cáncer de mama. Lleva un cuarto de siglo luchando para conseguir “lo que hoy tenemos. Un servicio de oncología buenísimo y la posibilidad de darse quimioterapia en la ciudad”, comenta a Ceuta Actualidad.

Con esa humildad que la caracteriza, Hilda Castro recibió una mañana la llamada de la consejera de Sanidad, Adela Nieto, “una llamada más” pensó así que cuando escuchó que ella era la nueva María Eza no pudo ni dar las gracias. “Me quedé en shock. No podría ni hablar”. Pasada la primera impresión, Castro asegura que este galardón no es para ella sino para todas las mujeres que han luchado contra el cáncer de mama y para cuantas trabajan con ella en ACMUMA. “Supone una palmadita en la espalda y un reconocimiento al esfuerzo realizado en todos estos años”, matiza.

Tal es el esfuerzo que ha dedicado a esta causa que la asociación tiene 22 años y ella lleva 25 como presidenta. Castro recuerda unos inicios difíciles donde “a los políticos les costaba comprender que hubiera una asociación para el cáncer de mama. No nos hacían caso”. Afortunadamente la situación ha cambiado y hoy son las niñas mimadas del Gobierno. Pero este cambio no ha sido solo institucional, la sociedad y las mujeres también han sufrido una transformación. “Hoy las mujeres no se oculta ante el cáncer. Lo dicen, lo lloran, expresan su rabia y su dolor”. Unos sentimientos que Hilda conoce bien. Con 42 años se palpó un seno y notó un bulto. Fue al médico y en menos de 10 días le operaron. “Fui de las afortunadas que pude conservar el pecho. En aquella época era la opción más habitual. Hoy es la última opción”. Y es que el cáncer cogido a tiempo se puede curar, de ahí la importancia de que las mujeres mayores de 45 años se hagan mamografías anualmente y que las más jóvenes conozcan sus pechos y a la mínima duda acudan al médico. En el caso de Hilda palparse los senos, le salvó la vida. Ese es, precisamente, el mensaje que quiere enviar en un día como hoy. Un mensaje de optimismo. “El primer año es malísimo y así se lo decimos a las mujeres que acuden a la asociación o que nos derivan del hospital pero a los 12 meses pueden volver a hacer su vida”, explica la presidenta de una asociación que para muchas mujeres es el primer contacto con una realidad desconocida y temida. “Nosotras les damos el primer sujetador y la primera prótesis una vez que pasa lo más gordo y las asesoramos en todo lo que podemos. Tenemos fisioterapeuta, psicólogos y varias actividades deportivas como yoga o pilates”, explica.

 

La primera María de Eza

Hace años, el Centro Asesor de la Mujer de Ceuta se planteó un proyecto novedoso que diera respuesta a una inquietud largamente meditada para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Así surgió el Premio a la Mujer Ceutí del Año, con la intención de distinguir, reforzar e incentivar la labor desarrollada por las mujeres ceutíes en el área educativa, sanitaria, cultural, social, deportiva, empresarial, artística, de investigación, etc.... Y todo ello, con el lema: “porque ninguna labor importante quede en silencio”

Se hizo necesario elegir un nombre para el Premio y éste fue el de Doña María de Eza, primera Gobernadora en la Plaza de Ceuta en el siglo XVI, entre las fechas de febrero de 1548 y julio de 1549, por tanto, mujer singular en aquella época y pionera en los avances de ésta.

La primera de las mujeres galardonadas con este premio fue Carmen Isardas  que en 1996 recogió el María de Eza como presidenta de la Asociación de Amas de Casa de Ceuta y la última fue la matrona Nona Alguacil, por ser la personas que ha traído al mundo a más ceutíes.

Comentarios