Sociedad

RACHIDA MOHAMED, VíCTIMA DE VIOLENCIA DE GéNERO

"Evitar que sufrieran mis hijos me dio fuerzas para dar un giro radical a mi vida"

raqchida (Custom)
photo_camera Rachida Mohamed recibirá la Medalla al Reconocimiento el próximo 25 de noviembre /J.M.N.

Rachida Mohamed ha estado 15 años sufriendo agresiones, golpes, insultos y humillaciones por parte de su marido. Ahora la Ciudad ha querido reconocer su lucha para salir adelante otorgándole la Medalla al Reconocimiento. Sin duda, esta mujer es un ejemplo a seguir para todas aquellas personas que sufren violencia de género.

La historia de Rachida Mohamed se remonta 15 años atrás. Se casó enamorada, con el hombre que quería pero poco tiempo duró esa felicidad. El amor de su vida comenzó a maltratarla; agresiones, golpes, insultos, humillaciones... Su familia política le aseguraba que era lo normal, que ellas también lo padecían, por eso aguantó algunos años este sufrimiento.

Pero todo cambió unas Navidades cuando su hija tenía una representación en el colegio. "Me costó mucho conseguir el disfraz porque no teníamos dinero pero hice un esfuerzo y lo compré, por la noche se lo enseñé a mi marido creyendo que se iba a alegrar, cuál fue mi sorpresa cuando cogió el vestido y lo cortó a trocitos, ese gesto me dolió mucho más que la paliza que posteriormente me propició", nos cuenta Rachida con lágrimas en los ojos. 

"Esa misma noche acudí a casa de una vecina a contarle, por encima, lo que me había ocurrido. Me ayudó a conseguir otro disfraz para mi hija, grave error. Al día siguiente mi marido acudió al acto y vio a la niña actuar, estuvo simpático con todo el mundo, algo que me extrañó pero al mismo tiempo me alegró, quizás había cambiado, pero al cerrar la puerta de la casa su cara cambió y supe que ese golpe iba a ser peor que los anteriores, por eso pedí a mis hijos que no salieran de su habitación".

Efectivamente, Rachida esa noche tuvo que ser ingresada en el hospital tras quedar inconsciente en el suelo después de los golpes, contra la pared, que su marido le propició en la cabeza. Desde ese momento, esta mujer sufre una minusvalía del 89%. 

"A partir de ese día me prometí que mi vida daría un giro radical. Denuncié y acudí a las casas de acogidas del Centro Asesor de la Mujer. A mi marido le pusieron una orden de alejamiento durante dos años, tiempo que aproveché para tramitar mi divorcio. Con 22 años empecé a encauzar mi vida".

Pero su sufrimiento no quedó ahí. Justo cuando se cumplieron los dos años de la orden de alejamiento, su ex marido volvió a su vida. "Por aquel entonces me dedicaba a vender cupones en la Plaza de los Reyes. Un día se presentó allí y destrozó el quiosco, cuando iba agredirme a mí avisé a través del botón de ayuda y la policía acudió de inmediato".

Este hecho le supuso al agresor una detención de dos años y la prohibición de entrar en España durante cinco años. Violó ambas órdenes. "Entraba a Ceuta, me golpeaba y se daba a la fuga. Cada vez que aparecía era para darme una paliza de muerte".

Así una tras otra hasta el 23 de mayo de 2013, fecha en la que Rachida sufrió su última agresión. "Iba camino de casa cuando me lo encontré, me cogió por el cuello para asfixiarme, me tiró al suelo y me golpeó hasta que los vecinos se percataron y huyó. Desde entonces no se nada de él". 

 

Todo han sido ayudas 

Rachida Mohamed sólo tiene palabras de agradecimiento por todo lo que han hecho por ella desde que puso la primera denuncia. "Siempre me han ayudado, nunca me han cerrado puertas, al contrario. Me consiguieron una casa de alquiler donde vivo feliz con mis hijos. 

En estos momento Rachida es feliz, ha conseguido salir adelante y rehacer su vida. "Al principio tienes miedo de denunciar por muchas cosas pero es la única solución a este problema. Sino denuncias nadie te podrá ayudar". 

Ahora la Ciudad ha sabido reconocer su lucha, su fuerza, durante todos estos años. Sin duda, Rachida Mohamed es un ejemplo a seguir para todas aquellas personas que sufren la violencia de género.

 

 

Comentarios