Sociedad

García ponferrada ha ofrecido una conferencia.

Semana Santa ceutí en Cádiz

El ceutí García Ponferrada junto al presidente de la Casa de Ceuta en Cádiz (CEDIDA)
photo_cameraEl ceutí García Ponferrada junto al presidente de la Casa de Ceuta en Cádiz (CEDIDA)

El ceutí García Ponferrada viajó hasta tierras gaditanas a ofrecer una conferencia a los socios y simpatizantes de la Casa de Ceuta en Cádiz. 

El ceutí Juan  Antonio García Ponferrada ha viajado hasta Cádiz para ofrecer una conferencia sobre la Semana Santa ceutí. A la cita acudieron socios y simpatizantes de la Casa de Ceuta en tierras gaditanas, así como autoridades invitadas para la ocasión. 

IMG_4392García Ponferrada fue el pregonero de la Semana Mayor de Ceuta de 2017. Este caballa de adopción, que arribó a nuestra tierra concretamente el 7 de enero de 1975 pensando, como tantos otros en su circunstancia, que iba a durar poco tiempo su estancia en la Ciudad Autónoma, pese a contraer matrimonio con una chica de su Lucena natal, se enredó en las redes que nuestra patria chica tiende a todos los que a ella llegan, de tal manera que, como dice nuestro himno "…cuantos a sus playas llegan encuentran allí su hogar..." y, efectivamente, aquí se quedó y tuvo sus hijos, caballas de nacimiento por tanto.

Llega como delegado del Consejo Superior de Deportes, conociendo por su condición al que por entonces era presidente de la Federación Ceutí de Esgrima y director de la agencia de viajes Batmar S.A., sita en los bajos del hotel Ulises, nuestro presidente Silverio de la Yeza, con el que traba amistad desde entonces. Cofrade de varias hermandades de gloria y de penitencia, es un enamorado de nuestra Semana de Pasión, que conoce a la perfección.

Es, además, hermano mayor de la Real Hermandad del Rocío de Ceuta, venerando especialmente, además de a su Virgen del Rocío, a la Patrona de Ceuta y a la Virgen de Araceli de su Lucena de origen. Se autodenomina caballa de adopción, siquiera sea por los 43 años de su permanencia en la Ciudad de las Siete Colinas. Fue concejal de Deportes del Ayuntamiento desde 1991 a 1999 del siglo pasado.

Tras la presentación del conferenciante por parte del presidente De la Yeza, se proyectó un video de parte del pregón del año pasado,  que comenzó con la interpretación de la marcha "Amargura" interpretada por la Banda Municipal Ciudad de Ceuta.

Tanto en su pregón como en su actuación ante nosotros muestra su proceso de conversión a caballa de corazón, siendo parte muy importante del mismo su entrada en el mundo cofrade ceutí como parte de su reconversión a ferviente cristiano. Dice que empezó como vecino de nuestra Patrona al residir en sus comienzos en Ceuta, en un apartamento sito en la Plaza de África, frente a la Basílica de Nuestra Señora, ante la que se siente embargado por el misticismo que de su imagen emana.

Siguió definiendo la Cuaresma como un tiempo de introspección, de una mirada atrás a lo ya recorrido y a la situación actual de cada cristiano a lo largo del camino de la existencia terrenal de cada uno, de reflexión sobre en qué dirección marcha cada persona. También señaló el compromiso de cada cofrade de defensa de la fe, en especial en lugares donde, como es el caso de Ceuta, coexistimos los cristianos con practicantes de otras religiones.

Señaló a continuación que la Semana Santa de cada ciudad o pueblo tiene su personalidad propia, sus notas distintivas. Como ejemplo expuso las diferentes denominaciones de los elementos característicos de nuestros pasos, según cada pueblo o provincia.

Ya repasando nuestras cofradías más características, se detuvo en la exaltación del Medinaceli, el "Señor de Ceuta" y su traslado del Sábado Santo desde su capilla del Príncipe en medio de un "mar humano", según sus propias palabras. Siguió con la Hermandad de la Pollinica, allí en Manzanera, su bajada por el Otero y los jardines de la Argentina. Se detuvo en el culmen de la Semana Mayor de Ceuta, el denominado "Encuentro" de Ntro. Padre Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Esperanza, quizá el acto más conocido de nuestra Semana de Pasión. Continuó con la Flagelación, una de las mejores tallas de la localidad, con la Amargura de Villajovita, a la que un desgraciado incendio destruyó el manto de la Virgen semanas pasadas. La Veracruz, una joya de la imaginería de Ceuta. El Silencio, de la calle Beatriz de Silva. El Santo Entierro, cuyo declive quiere ser frenado e invertido por el Consejo de Hermandades y el Cristo del Triunfo como cierre de su exposición.

Al finalizar su intervención, muy aplaudida, el conferenciante hizo entrega al presidente de un cuadro del simpecado actual de la Real Hermandad del Rocío de Ceuta, que se renovó a los veinticinco años de la creación de la Hermandad, sustituyendo al anterior, bastante deteriorado. De la Yeza le hizo entrega de unos recuerdos de su estancia en Cádiz, en especial de la tacita de plata, icono de la asociación, haciéndole firmar en el Libro de Honor de la Casa y agradeciéndole su intervención. Tras lo anterior, se pasó a degustar una copa de vino dulce y unas torrijas, tradicionales de esta festividad, dando así fin al acto.

Comentarios