Sociedad

los vecinos presentarán una querella criminal contra el gobierno

Los vecinos de Alcalá del Valle emprenderán acciones legales contra el Gobierno

Alcala Custom 2
photo_camera El acceso a la barriada que ha sido cortado al tráfico rodado/ C.A.

Este martes un hombre sufrió un infarto y la ambulancia no pudo acceder a la barriada que se encuentra cortada al tráfico rodado. Los vecinos, cansados de esperar unas obras que parecen no llegar, van a presentar una querella criminal contra el Ejecutivo. 

Los vecinos de Alcalá del Valle se han cansado de esperar unas obras que parecen que nunca llegarán y han decidido emprender acciones legales contra el Gobierno. Van a presentar una querella criminal. Los afectados consideran que "se están pasando la pelota de unos a otros" y siguen sin actuar. "La Ciudad dice que es terreno de la Guardia Civil y la Benemérita asegura que la obra pertenece al Ayuntamiento". Así un día tras otro y la casa sin barrer. 

La gota que colmó el vaso fue el incidente ocurrido este martes en el que un hombre sufrió un infarto y la ambulancia no pudo acceder ya que la barriada lleva meses cortada al tráfico rodado por peligro de desprendimiento de un talud. 

Los sanitarios tuvieron que subir a pie hasta la vivienda del paciente y bajarlo en una silla hasta la ambulancia. Un proceso que se prolongó durante más de media hora.

Ahora los vecinos tienen previsto reunirse y aportar los problemas de cada uno, a esta información le añadirán un documento del jefe de ambulancia aportando cómo se encontraba el paciente y en las condiciones que llegó al vehículo sanitario. Además, se incluirá el parte de los Bomberos que hace unos días tuvieron que acudir a la zona porque un calentador reventó y el vídeo de la tragedia de este martes. 

Los vecinos lamentan que ningún miembro del Gobierno se haya puesto en contacto con ellos, después de este tiempo. "A finales de junio el presidente de la Ciudad dijo que iba a visitar la barriada, pero ya estamos en julio y aquí no ha venido nadie", ha aseverado una de las afectadas. 

Los vecinos llevan un mes esperando una solución. A finales de mayo, operarios de Obimace acompañados de agentes de la Policía Local cerraron definitivamente al tráfico rodado el único acceso que tiene la barriada, por peligro de desprendimiento del talud. Desde entonces los vecinos deben superar una cuesta muy empinada y costosa para poder acceder a sus viviendas. Hay personas impedidas que llevan todo este tiempo sin salir de sus casas. 

Comentarios