Sociedad

A MEDIADOS DE SIGLO, LA POBLACIÓN CEUTÍ HABRÁ CRECIDO HASTA CASI DUPLICARSE

El año en que seremos 150.000

GENTE
photo_camera Viandantes caminan por el Paseo del Revellín/ ANTONIO SEMPERE

La pujante natalidad, con la segunda tasa bruta más alta del país, y el asentamiento de población extranjera animan el desarrollo demográfico de Ceuta. Uno de cada cinco habitantes tiene 14 años en una ciudad en la que, según las previsiones, residirán en torno a las 150.000 personas a mediados del presente siglo. 

Si es que para 2050 la afición al fútbol se mantiene, quizás el estadio Alfonso Murube se nos quede pequeño. Puede que, en ese futuro no tan lejano, los 25 diputados que se sientan en los escaños de la Asamblea no basten para representar a todos los ceutíes. Quizás, los días más calurosos del verano, cambio climático mediante, resultará casi imposible encontrar un hueco en las piscinas del Parque Marítimo Mediterráneo.

La población de Ceuta asciende a 84.632 personas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) referidos al 1 de enero de este año. Una cifra menor si se considera lo que probablemente suceda dentro de poco más de tres décadas. Según Eurostat, la oficina europea de estadísticas, el número de residentes en Ceuta habrá crecido un 82% entre 2015 y 2050.

La pujanza de la natalidad en la ciudad se mantiene a pesar de que, según revela el INE, el número de nacimientos en la ciudad descendió un 9,1% en 2015. Ceuta sigue conservando, pese a todo, la segunda tasa bruta de natalidad más alta del país con 12,9 nacimientos por cada 1.000 habitantes. Mientras el pasado año nacían 1.093 niños, el número de decesos se situaban en 496.

Esta evolución demográfica se traduce en una población en la que uno de cada cinco habitantes tiene menos de 14 años. El estudio “Las condiciones de vida de la población de Ceuta”, de los profesores Carlos Rontomé y José Miguel Cantón, donde puede consultarse el dato, muestra cómo este fenómeno es una característica, fundamentalmente, de las barriadas periféricas. Incluso en núcleos de población como Loma Colmenar o Príncipe Alfonso esta proporción se reduce a uno de cada tres.

El crecimiento de la población no obedece, exclusivamente, a una saludable natalidad sino que también ha de tenerse en cuenta el asentamiento en la ciudad de un número cada vez mayor de extranjeros. Rontomé y Cantón precisan en su informe que entre 2007 y 2013 la población extranjera en Ceuta ha crecido por encima del 80%.

Las estrecheces que padecerán los ceutíes de mediados de siglo no serán nada si se cumplen las previsiones de Eurostat. Si el contexto político no se modifica en los últimos años y el modelo productivo no varía, el Estado continuará viéndose obligado a soportar la viabilidad de económica de una ciudad a la que tendrá que seguir subsidiando. Las cifras del Gobierno autonómico aportadas con motivo de la presentación de las cuentas públicas para 2016 pueden dar una idea de cuáles podrían llegar a ser las necesidades futuras. Según la Consejería de Economía y Hacienda, las transferencias del Estado, sin contabilizar las compensaciones por el Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación (IPSI), se incrementaron en el cuatrienio 2012-2016 un 33% hasta alcanzar los 96 millones de euros.

Y en 2050 seremos unos 150.000…

Comentarios