Sucesos/Tribunales

La mercantil se constituyó tras la compra por su socio de un inmueble al que abrió un expediente siendo viceconsejero

Antonio López percibió 100.000 euros por la venta del 50% de una sociedad en la que no aportó capital

En la imagen, a la izquierda, Antonio López en la salida de una comparecencia en el juzgado (C.A.)
photo_cameraEn la imagen, a la izquierda, Antonio López en la salida de una comparecencia en el juzgado (C.A.)

La juez Raquel Luccini ha abierto una pieza separada del caso Emvicesa fruto del análisis de las conversaciones telefónicas y documentación del que fuera gerente de la sociedad, Antonio López. En su época de viceconsejero de Fomento, López recibió 100.000 euros por la venta del 50% de una sociedad en la que participaba con un joyero de la localidad y a la que nunca aportó capital, según ha conocido Ceuta Actualidad de fuentes solventes y conocedoras del caso. La mercantil se contituyó después de que su socio adquiriese un inmueble al que López había abierto un expediente de rehabilitación.

Las investigaciones se llevan realizando desde hace bastante tiempo, después de que saliese en su día en el informe económico la relación de López con un joyero de la localidad sobre un asunto relativo a unas viviendas que adquirieron.

Según lo explicado por las fuentes informantes, cuando Antonio López ocupó el cargo de viceconsejero de Fomento inició un expediente de rehabilitación de un edificio, que estaba en muy mal estado, en la calle Alfau, colindante con la parte de atrás del colegio Beatriz de Silva.

Tras el inicio del expediente, se les comunica a los propietarios la obligación que tienen de rehabilitar el edificio, ya que en caso contrario no pasaría el expediente técnico. López envía a un arquitecto técnico que realiza un proyecto de rehabilitación del edificio con un coste superior a los 400.000 euros. Los propietarios, (el edificio es de varias familias) tras conocer el proyecto, argumentan que no tienen esa cantidad para afrontar la rehabilitación, aunque en principio dijeron que lo llevarían a cabo.

Pasado el tiempo y al no ejecutar los propietarios el proyecto de rehabilitación, Fomento le impone una sanción y lo ejecuta subsidiariamente la Ciudad.

Ante la situación planteada, los propietarios, sorpresivamente, deciden vender el inmueble, que es adquirido por el profesional de joyería, según las fuentes a un precio bastante bajo. Se trata de un inmueble de ocho viviendas en el centro de la ciudad. A renglón seguido de producirse la compra, el joyero y Antonio López crean una sociedad al 50% cada uno.

Pasados unos meses, el que fuera viceconsejero de Fomento y gerente de Emvicesa se sale de la sociedad y el otro socio, el joyero, le abona cien mil euros. Lo que llama la atención, según las fuentes, es que López al constituirse la sociedad no aporta capital alguno a la misma.

Tras quedar la propiedad en manos del joyero, se presenta un nuevo informe, al parecer por parte de Fomento, en el que ya no hacían falta los más de 400.000 euros para llevar a cabo la rehabilitación. La misma se subsana con una cantidad muy inferior, según las fuentes.

La pieza separa ya ha sido recurrida por el abogado de Antonio López.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad