Sucesos/Tribunales

Dos guardias civiles y tres policías locales lograron reducirlo tras una trepidante persecución

El conductor arrestado por burlar los controles de la frontera esgrimía un cuchillo de grandes dimensiones

Cuchillo esgrimido por el conductor  huido ante los agentes (C.A.)
photo_cameraCuchillo esgrimido por el conductor huido ante los agentes (C.A.)

Tras ser interceptado, el conductor esgrimió un cuchillo de unos 35 centímetros de hoja, una actitud violenta que dificultó la tarea de los agentes quienes, tras encañonarlo, lograron reducirlo, no sin esfuerzo.

Dos agentes de la Guardia Civil y tres de la Unidad de Intervención Rápida (UIR) de la Policía Local han sido necesarios para reducir al kamikaze que esta tarde se ha saltado los controles policiales fronterizos  bordo de un Volkswagen Golf y ha entrado a gran velocidad en la ciudad. La secuencia de los hechos se iniciaba en torno a las ocho de la tarde cuando los guardias fronterizos marroquíes y los policías nacionales y los guardias civiles que prestan servicio en la frontera eran sorprendidos por la irrupción violenta de un turismo en el paso fronterizo.

coche kamikazeUIR FURGONETA KAMIKAZEEstado en el que quedó el coche protagonista de la huida (arriba). Abajo, el furgón de la UIR tras la persecución (C.A.)

Tras superar todos los controles, el vehículo emprendía la huida a enorme velocidad a lo largo de la avenida Martínez Catena. Inmediatamente, un coche sin distintivos de la Guardia Civil salía tras él. En su fuga, el huido se cruzaba con una furgoneta de la UIR, cuyo conductor se sumó enseguida a la persecución.

A la altura de El Chorrillo, los vehículos policiales lograron interponerse en la trayectoria del Volkswagen, que acabó chocando contra la furgoneta de la UIR, a la que causó graves daños.

El conductor esgrimió entonces un cuchillo de unos 35 centímetros de hoja, una actitud violenta que dificultó la tarea de los agentes quienes, tras encañonar al huido, lograron reducirlo, no sin esfuerzo.

Los agentes de la Policía Local que viajaban en el furgón tuvieron que ser asistidos en el Hospital Universitario  por molestias en el cuello y mareos provocados por la colisión contra el Volkswagen.

El conductor ha sido entregado a la Policía Nacional, que se ocupará de la investigación de los hechos.

Comentarios