Sucesos/Tribunales

Arranca el juicio por el asesinato de Tafa Sodia

Las contradicciones en las declaraciones se erigen en protagonistas de la primera sesión de la vista

rambo
photo_camera El acusado atiende a las indicaciones de su abogado / CRISTIAN MARFIL

La primera sesión del juicio que ha comenzado a celebrarse este lunes, con tribunal del jurado, en la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta ha venido marcada por varias contradicciones en los testimonios del acusado Anuar M.H. y del testigo protegido. El juicio se celebra por la muerte en 2013 de Mustafa Ahmed Abdeselam, "Tafa Sodia", tiroteado cuando caminaba de madrugada por el Paseo de La Marina junto a su esposa.

Varias han sido las contradicciones del único acusado que este lunes se ha sentado en el banquillo por el delito de asesinato en la persona de Tafa Sodia, sobre todo cuando fue interrogado por el Ministerio Fiscal y por las acusaciones particulares. Tanto una como otra parte le han hecho ver que algunas afirmaciones realizadas en sala no se correspondían con las declaraciones hechas con anterioridad en sede judicial y ante la Policía. La fiscal le hizo ver en varias ocasiones las contradicciones, haciéndoselo ver al presidente de la sala y requiriendo que se unieran esas declaraciones anteriores para que se reflejasen en el acta de la sesión.

 Anuar M.H. ha defendido en todo momento su inocencia y ha asegurado que bajó de su casa a la calle sobre entre las 20,30 y las 21,00 horas y que permaneció en la misma hasta, más o menos, las 00.00 horas. Lo que entró en contradicción con algo que también dijo, que se fue a su casa con su mujer cuando se enteró de algo había pasado en La Marina. Las horas no cuadraban, ya que el asesinato se produjo alrededor de la una de la madrugada. Defendió en todo momento que es totalmente inocente de la acusación de asesinato de Tafa Sodia, con el que, dijo, no tenía problemas, y que “todo obedecía a palabrería”.

Ha sostenido a las preguntas del fiscal que estuvo con vecinos de la barriada y con los niños en la calle, aunque a la hora de dar los detalles la fiscal le hizo ver, de nuevo, que su declaración no coincidía con lo que estaba afirmando. Ha reconocido que no tiene licencia de armas y ha negado que haya tenido y que, además, la hubiese usado. Así se lo dijo al fiscal.

Anuar ha dejado entrever que nadie va a “venir a testificar” y adujo que había solicitado las declaraciones de los vecinos y las personas que estuvieron con él con el fin de sostener su coartada y negar que estuviese en el lugar de los hechos.

La acusación particular le interrogó acerca de su ingreso con anterioridad en prisión, buscando desmontar sus argumentos y demostrar su enemistad con el finado. Así se rememoraron en la sala sucesos acaecidos en el 2008. La acusación ha explicado que ya se le encontró un arma en su casa en aquellas fechas, algo que negó. Anuar M.H. ha llegado a decir que durante aquellas fechas toda Ceuta estaba llena de disparos.

Ante la insistencia de la acusación particular, la defensa ha protestado airadamente, a lo que el presidente de la sala le ha aclarado que lo que se estaba haciendo es aclarar la relación con Tafa Sodia. En algunos pasajes de su declaración, Anuar H.M. ha llegado a insinuar incluso que se le había pasado por la cabeza quitarse la vida, argumentando en lo que se ha convertido su vida desde hace tres años

Su abogado, en el interrogatorio, ha hecho alusión a una carta enviada por el acusado pidiendo la declaración de sus vecinos. En su respuesta, Anuar M.H. ha dicho que durante su tiempo en prisión no ha recibido ninguna contestación ni citación. La defensa preguntó si era conocedor de las penas que se le solicitan y de cuántos delitos está acusado. Anuar M.H. ha llegado a decir que nadie sabe lo que es que a uno le llamen asesino.

 

El testigo ratifica que fueron dos personas las que dispararon

El testigo protegido, que ha declarado por videoconferencia y con la cara cubierta, ha negado que conociese a Tafa Sodia y a Anuar M.H. Ha explicado que no tenía ni tiene relación con ninguno de los encartados. Ha manifestado que lo vio todo y que estaba sentado frente a los puestos de la feria que estaban instalados. En su relato de los hechos, dice que llegaron dos personas al lugar y que una de ellas, el acusado, fue el que le disparó en la cabeza por la espalda, mientras que la otra persona lo hizo por delante. También ha explicado que el reconoció al que le disparó por detrás. Que en la Jefatura le mostraron unas fotografías y que lo reconoció, alegando porque tenía barba y era delgado de cara. También dijo que vio un arma de color gris. Y que una vez que realizaron los disparos, unos 5 o seis, las personas huyeron por la cuesta de La Legión, primero corriendo despacio y luego aumentando la velocidad.

La fiscal ha insistido mucho en ese apartado, advirtiéndole que algunas de sus afirmaciones sobre la huida no coincidían con las realizadas anteriormente. Se le llegó a preguntar si en la huida alguna de las personas corría de forma descoordinada, dijo que no lo recordaba. El presidente de la sala le recordó en varias ocasiones que estaba obligado a tener que responder a todas las cuestiones.

A las preguntas de la acusación particular, el testigo ha dicho que la Policía le llevó al poco tiempo de suceder los hechos a la Jefatura, lugar en el que le enseñaron unas fotografías, insistiendo que siempre reconoció a la misma persona, al acusado.

En cuanto a si la mujer de Tafa Sodia estaba pegada, el testigo ha dicho que estaba muy cerca, aunque ha precisado que el finado estaba con su mujer y sus hijos.

 

La defensa se emplea a fondo

La defensa, en su turno de intervención, se ha empleado a fondo para demostrar la inocencia de su patrocinado. La interrogó si era turista y de qué país. Es testigo ha dicho que estaba en Ceuta trabajando.  También fue interrogado acerca de los motivos por los que solicitó ser testigo protegido, respondiendo que por miedo. La defensa también le ha preguntado si fue presionado por la Policía para testificar. El testigo se ha mostrado remiso a responder, aunque tras la advertencia del presidente de la sala, dijo que no le presionaron

Luego ha llegado el momento de precisar dónde estaba sentado en el momento que sucedieron los hechos.  Ha sido el más farragoso de la sesión. La defensa ha establecido su estrategia para conocer si estaba encima del muro de La Marina o si estaba sentado en el suelo.

El abogado de la defensa ha hecho múltiples preguntas al respecto, sobre todo, como ha indicado, para conocer el ángulo exacto de visión. Se intentó a través de la videoconferencia que señalara a mostrarle una fotografía el punto exacto, aunque al final y a instancias del jurado se le hicieron llegar las fotografías hasta el lugar desde el que se encontraba el testigo protegido declarando. Fueron muchas las interrogantes planteadas por la defensa, sobre todo para intentar que le aclarase si estaba subido en un muro o estaba sentado en el suelo. También ha respondido que fueron dos los pistoleros, que mucha gente se fue del lugar al producirse los disparos.

Tanto fue la insistencia en las preguntas de la defensa, que incluso se le llegó a interrogar sobre si se le ha ofrecido alguna recompensa por ser testigo, a lo que ha respondido que no y si ha sido adiestrado por la Policía para hacer la declaración de este lunes, algo que también negó.

La sesión se inició con la constitución de jurado, algo que se prolongó por espacio de más de dos horas. Ello ha provocado que las declaraciones del acusado y del testigo protegido se hayan realizado en sesión de tarde. Este martes está citada a declarar la esposa de Tafa Sodia.

Comentarios