Sucesos/Tribunales

UNA OPERACIóN "COMPLICADA"

Siete detenidos en la operación contra una red dedicada a falsificar documentos y robar coches

El jefe superior de Policía, Alfonso Sánchez, ha presentado esta mañana los resultados de la operación policial que ayer lunes permitió la desarticulación de una banda dedicada a la falsificación de documentos y al tráfico de coches robados. El número de detenidos asciende finalmente a siete. El operativo continúa abierto. 

rueda-de-prensa-cupula-policial-1El jefe superior (dcha) habla en presencia del delegado del Gobierno/ A. SEMPERE

La Policía Nacional ha desvelado esta mañana, en rueda de prensa, que el número de detenidos en la operación llevada a cabo este lunes contra una red dedicada a la falsificación de documentos a gran escala y al robo y tráfico de vehículos hacia Marruecos es de siete. Las investigaciones continúan abiertas.

En la comparecencia, la Policía ha mostrado todo el material incautado: una pistola simulada, papel timbrado para la falsificación de sentencias judiciales, modelos de plástico para la confección de tarjetas de identidad y carnés de conducir, 46.000 euros y 13.050 dirhams en metálico y maquinaria necesaria para imprimir y producir todo tipo de documentos. Los agentes también se han incautado de 28 kilos de hachís y tres vehículos robados que en el momento de la rueda de prensa estaban siendo trasladados hasta las dependencias policiales

La operación comenzó hace tres años. Las autoridades policiales reconocen que ha sido bastante difícil desmantelar la banda, sobre todo, por la ubicación de las viviendas en las que se ejecutaban las acciones delictivas. "Estaba dedicada a hacer falsificaciones de un nivel notable", ha explicado el jefe superior de Policía, Alfonso Sánchez. El mando ha precisado que la operación continuará. “Esto no termina aquí, ya que todavía la abundante documentación para conocer a quién se ha facilitado la documentación, tanto de vehículos como personales”, ha asegurado

Sánchez ha detallado que desde el CNP se ha dado respuesta rápida y eficaz ante situaciones de alarma como las de robos en viviendas o incendios de vehículos, lo que hace, ha dicho, mantener uno niveles óptimos de seguridad. También ha hecho alusión a las operaciones yihadistas llevadas a cabo recientemente, a la operación antidroga del pasado día 8 de marzo, y a la ahora realizada para el desmantelamiento de “esta importante red de falsificadores”.

Ramón Caudevilla, jefe de la Ucrif, ha precisado los detalles de la operación, calificándola de compleja por la dificultad que ha entrañado la vigilancia de los domicilios de las personas que componían la red. El responsable de la unidad ha desvelado que la operación se ha llamado Momea y que las investigaciones han durado tres años. “Ha sido muy difícil llegar a su conclusión”, ha reconocido. 

La banda se ocupaba en dos actividades muy distintas. Una, la falsificación de documentos de identidad, que propiciaba el pase de personas a la península, y otra la producción de documentos falsos de vehículos, que eran robados en Europa e introducidos en Marruecos.

Caudevilla agregó que “aún quedan muchos flecos que van a tardar muchos meses en desarrollarse”. Los ordenadores incautados serán trasladados a Madrid para analizar el contenido de sus discos duros, “ya que ahí estará todo el histórico de los procesos de las falsificaciones”.

La banda falsificaba desde documentos de identidad españoles, pasando pólizas de seguros de vehículos, certificados de ITV, permisos de circulación, tarjetas de residencia, sentencias judiciales, certificados militares. La técnica y la confección “eran muy buena”. Confirmó que toda la operación se ha llevado a cabo en la barriada del Príncipe, destacando la labor de los policías, “que han llevado las gestiones muy bien”.

Los siete detenidos, todos de Ceuta, pasarán el jueves a disposición judicial, aunque el número se va a “ampliar con casi total seguridad”. Como detalle, Caudevilla desveló que las falsificaciones de los certificados militares se hacían para la renovación del carné de conducir militar.

La red estaba totalmente organizada y jerarquizada, y “sus integrantes”, a nivel particular, aparte de las acciones delictivas explicadas, “también se dedicaban al tráfico de hachís”.

El jefe de la Ucrif confirmó que la operación se hizo en dos partes, por la mañana se hicieron los registros y cuatro detenciones, mientras que por la tarde se llevaron a cabo las restantes, aunque se sigue trabajando.

La banda desmantelada tiene la base de operaciones de robos de vehículos en España y en Europa. La organización facilitaba desde el vehículo hasta el carné de conducir, pasando por pólizas de seguros españolas y marroquíes, ITV y toda la documentación necesaria, al futuro comprador.

Las tarjetas de identidad falsificadas tenían como destino las redes de inmigración, “y de hecho muchas personas han sido detenidas que las portaban en el control del puerto”, lo que provocó que se iniciarán las investigaciones. También falseaban cartas de identidad marroquíes.

El delegado del Gobierno mostró su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, precisando que a veces no se puede informar en tiempo real de todo lo que está sucediendo en las operaciones para “no perturbar las operaciones que están en curso”.

En la comparecencia han participado el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández, el jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía, Alfonso Sánchez, y el jefe de la UCRIF, Ramón Caudevilla., así como otros responsables de la Jefatura Superior del CNP.

Comentarios