Sucesos/Tribunales

El delegado del Gobierno tilda de “irresponsabilidad punible” el tweet de un sindicato policial

El portavoz del SIPE informó de un falso ataque contra un cuartel. González precisa que fue un acto de delincuencia común

El Delegado del Gobierno, Francisco Antonio González, ha calificado de “irresponsabilidad punible” la conducta del sindicalista de la Policía Nacional que durante la noche de ayer difundió en Twitter un mensaje por el que alertaba de un atentado contra un cuartel de la Legión en Ceuta. Los reproches de González tenían por destinatario a Alfredo Perdiguero, secretario general y portavoz del sindicato SIPE.

González, que no ha mencionado el nombre del policía, ha censurado este comportamiento, incidiendo en el hecho de que el mensaje fue difundido  “desde la protección de un uniforme”. La libertad de expresión no puede dar cabida a manifestaciones que generan alarma social –ha insistido el delegado del Gobierno- No sé desde qué punto de vista habrá de mirarse lo sucedido, pero yo creo que esto es punible, al menos moralmente”.

El tweet lanzado por Perdiguero desde su perfil aseguraba que dos individuos habían disparado contra las instalaciones de un cuartel de la Legión. La Delegación de Gobierno ha desmentido que existiese ataque alguno contra la instalación militar.

El incidente

El delegado del Gobierno ha precisado que dos individuos efectuaron disparos al aire en las proximidades del cuartel de la V Bandera de la Legión y de la mezquita de Sidi Embarek durante la noche de ayer, aunque ha asegurado que se trata de un caso de delincuencia común.

Como les viene contando desde esta mañana ceutaactualidad.com, unos desconocidos a bordo de una motocicleta dispararon anoche varios tiros al aire cuando transitaban por las calles de la barriada Erquicia. Los hechos ocurrieron en torno a las once de la noche.

Los dos individuos, que ocultaban su rostro con cascos integrales, viajaban en una motocicleta Honda. La Policía Nacional encontró en el lugar de los hechos tres casquillos de bala de 9 milímetros de calibre.

El incidente generó momentos de confusión debido a la proximidad del acuartelamiento al lugar donde se disparó el arma. La Policía investiga la identidad de los responsables de los disparos mediante el cotejo de la matrícula del vehículo en sus bases de datos y la comprobación de las grabaciones de las cámaras existentes en la zona.

Comentarios