Sucesos/Tribunales

fiscalía y defensa polemizan en torno a la solidez de las pruebas

El juicio por la muerte de Youssef concluye a la espera del veredicto

JUICIO YOUSSEF
photo_camera Un momento de la vista celebrada hoy (C.A.)

La credibilidad del único testigo presencial de los hechos, un amigo de Youssef que ante el juez de instrucción señaló como autor del disparo al acusado en el proceso, M.A.M., alias “Loquillo”, para desdecirse durante la vista, ha sido cuestionada tanto por la Fiscalía como por la defensa.

El jurado del juicio que se sigue por la muerte de Youssef I., un adolescente vecino de El Príncipe asesinado de un disparo en 2015, comenzará a deliberar mañana en busca de un veredicto. Los hechos que se juzgan se remontan al 24 de julio de 2015 cuando Youssef  I.A., de 16 años, recibió un disparo mortal mientras caminaba por El Príncipe en compañía de un amigo.

juicio-el-loquillo-1

La vista oral se cerraba esta tarde en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta con los alegatos del fiscal y la defensa, unos argumentos que han encontrado en el único testigo de los hechos a su principal protagonista.

La credibilidad del testigo, un amigo de Youssef que ante el juez de instrucción señaló como autor del disparo al acusado en el proceso, M.A.M., alias “Loquillo”, para desdecirse durante la vista, ha sido cuestionada por ambas partes.

En su declaración ante el jurado, el joven que acompañaba a la víctima en el momento del crimen se retractó del testimonio que ofreció en 2015 ante el juez de instrucción. El fiscal ha tratado de descalificar la última de las versiones ofrecida por el testigo sugiriendo que su decisión de modificar su testimonio escondía el temor a ser víctima de represalias. Según el Ministerio Público, su resolución de abandonar voluntariamente la condición de testigo protegido a escasos días del inicio del juicio avalaría esta tesis. “Llama la atención que cuando es citado a comparecer diga que ahora sí quiere declarar a cara descubierta”, ha subrayado el fiscal, quien ha anunciado que procederá contra el testigo por la presunta comisión de un delito de falso testimonio.

El crédito del amigo de la víctima también ha sido una referencia constante en el alegato de la defensa. El abogado de “Loquillo” ha instado a los miembros del jurado a que desechara la invitación de la Fiscalía a conceder verosimilitud a la declaración incriminatoria que el testigo ofreció ante el juez de instrucción, y ha recordado que el único testimonio que han de considerar es el prestado ante ellos en la sala. En todo caso, y a pesar de la renuncia del testigo a seguir incriminando al acusado en los hechos, el letrado ha advertido al jurado: “¿Le conceden ustedes credibilidad suficiente a este testigo para condenar a una persona a 20 años de cárcel?”.

 

Controversia en torno a la solidez de las pruebas

La defensa ha utilizado como argumento central de su estrategia la falta de pruebas de cargo que, a su juicio, se han aportado a lo largo del juicio contra el acusado. Mientras la Fiscalía ha apoyado sus tesis en las declaraciones de los policías nacionales implicados en la investigación de la muerte de Youssef, el letrado de “Loquillo” ha desautorizado todas y cada una de las pruebas fundamentadas en los testimonios de los agentes.

El fiscal ha aludido a la presencia de pólvora en ropa decomisada al acusado en su domicilio y a la fotografía de un revólver en un perfil de Facebook que los investigadores atribuyen a “Loquillo”, pruebas que la defensa ha desautorizado. El letrado del único acusado ha sostenido que ha quedado acreditado que la pólvora procedía de un arma de fogueo y que se encontró en una ropa que no era la que su cliente vestía el día del crimen. Además, ha criticado los razonamientos empleados por los investigadores para concluir que el perfil de la red social fue abierto por el acusado.

El hallazgo de un casquillo del 38 en la vivienda del acusado ha sido otro argumento utilizado por el letrado de la defensa, quien ha hecho notar que la pistola que mató a Youssef no se correspondía con una munición de ese calibre. El abogado ha llegado a apelar a las condiciones socioeconómicas y al entorno en el que vive su cliente para replicar al fiscal, quien acababa de mostrar sus suspicacias ante el hecho de que “Loquillo” se mantuviera meses huido tras el crimen. “Hay que estar en su caso: el de un joven de su formación cultural de dieciocho años y dos meses que sabe que existe un rumor que le identifica como un asesino”, ha argumentado el abogado defensor.

“Ha habido más que pruebas suficientes para condenar”, ha mantenido el fiscal frente a la tesis de la defensa que, precisamente, considera que sólo existía una prueba contra su cliente antes del juicio que decayó con el cambio de la versión ofrecida por el amigo de Youssef.

La Fiscalía ha situado como móvil del crimen una disputa entre bandas rivales, afirmación contradicha por el abogado defensor, quien ha negado que existan evidencias que demuestren una vinculación de su cliente o de la víctima a organizaciones delictivas.

El juicio se abría durante la mañana con las declaraciones del acusado, los forenses y los técnicos especialistas en ADN y los analistas de residuos y balística.

La Fiscalía solicita para M.A.M. una pena de 20 años por asesinato, 2 por tenencia ilícita de armas y el pago de una indemnización de 60.000 euros. La defensa pide la libre absolución.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad