Sucesos/Tribunales

juicio por amenazas

La familia de una octogenaria denuncia que es acosada por el hombre que le pegó una paliza hace cuatro años

6
photo_camera Agresor y víctima son vecinos de las Puertas del Campo / C.A.

Mercedes tiene 80 años. Hace cuatro años sufrió una brutal paliza de un vecino "con problemas de drogas" para robarle y ahora ese mismo hombre la ha denunciado por amenazas. La familia teme por la seguridad de su madre.

Mercedes tiene 80 años y el jueves se enfrenta a un juicio por amenazas. Un vecino y su mujer la han denunciado, “los mismos que hace 4 años le dieron una paliza para robarle todo lo que pudieron en su casa”, explica su hijo Carlos, indignado. Según ha explicado a Ceuta Actualidad, “este hombre tiene problemas con las drogas y solo quiere amargar y provocar a mi madre, una mujer de 80 años que sale con miedo de su propia casa porque la madre de este energúmeno vive dos pisos más abajo y se lo cruza en la escalera a pesar de tener una orden de alejamiento”.

m ujer agredida"Quién puede creer que mi madre con más de 80 años, con sus escasas energías, por desgracia, tanto físicas como psíquicas, después de lo que le hicieron, podría ir por ahí amenazando a nadie. La agredieron y robaron sin escrúpulos. La asaltaron brutalmente en su propio hogar, pasó muchísimo miedo, pensaba que la iba a matar y no fue así de milagro, faltó muy poquito. Todavía tiene el miedo metido en el cuerpo y en la mente. Lo pasó y sigue pasando muy mal cada vez que los ve. Porque, a pesar de la orden de alejamiento, ha seguido viéndolos a él y a ella, han continuado atacándola verbalmente, provocándola, lo sigue pasando muy mal cada vez que necesita entrar o salir de su propia casa por si se los encuentra", explica en una carta abierta uno de los hijos de esta mujer. "Muchos días la esperan en la escalera para insultarla y gritarle mil cosas. Cumpliendo así con la amenaza que me hizo su marido el día de la brutal paliza, que le dijo que acabaría con ella si lo delataba, que le haría la vida imposible y que la mataría". 

Los hijos de Mercedes temen por su madre. Aseguran que ella no ha amenazado a nadie y que lo único que quiere es vivir tranquila en su barrio de toda la vida. “Un barrio que últimamente esté lleno de drogadictos pero como quien dice los hemos criado. Son vecinos de toda la vida y estábamos relativamente tranquilos pero tras la brutal paliza a mi madre cuando estaba entrando a su casa, las cosas han cambiado”, comenta.