Sucesos/Tribunales

Según algunos testigos hubo amenazas con arma blanca

Una discusión en una vivienda de González de la Vega no acaba en tragedia de milagro

El edificio centrico, el Nº4, está pendiente de órdenes de desahucio, se encuentra en estado de ruina y ha sido objeto de intento de okupaciones recientemente. Es una patata caliente que el Gobierno de la Ciudad no ha podido quitarse de encima todavía. 

El edificio González de la Vega Nº4 fue protagonista este domingo de un gravísimo altercado por disputas entre jóvenes, padres de éstos y alguno de sus inquilinos por motivos que aún están por esclarecer porque se han denunciado mutuamente.

Sobre las cuatro de la tarde, el griterío que se escuchaba en la calle proveniente del bloque hacía pensar que la pelea multitudinaria entre ambas familias era una cuestión mayor y que en cualquier momento alguien podría salir herido.

Quienes pasaron por la zona acabaron llamando a la policía que llegó pronto y en cinco o seis coches patrullas. González de la Vega está en pleno corazón de Ceuta.

De la vivienda en cuestión comenzaron a salir numeroso jóvenes, muchos menores de edad, de ambas familias, las que residen alli en una de las casas y los que entraron en la vivienda todavía sin haberse determinado fehacientemente el motivo.

Lo cierto es que la cosa no fue a mayores de milagro y gracias a la presencia policial. Algún testigo llegó a decir a la Policía que uno de los implicados portaba un arma blanca que esgrimió para proferir amenazas.

El edificio de González de la Vega por muchos motivos es una patata caliente para la Ciudad y no termina por resolverse. Un edificio en ruina que a veces ha intentado ser okupado y que tiene órdenes de desahucio recurridas por los residentes. Y alguna vez, como este domingo, se produce alguna situación indeseable como el altercado público que hemos descrito. 

Sobre el edificio de González de la Vega Nº4, el de la malla verde, recaen varias órdenes de desahucio desde octubre de 2018 cuando los residentes en el edificio comenzaron a recibir las notificaciones de las demandas de desahucio interpuestas por la Ciudad ante los tribunales. Ahora las familias están pendientes de una recurso interpuesto ante el Tribunal Supremo.

Las demandas llegaron después de mantener varias reuniones con los responsables de las consejerías de Fomento y Servicios Sociales, aunque en ninguna de ellas se alcanzó una solución para acabar con este problema. Solo una persona, de avanzada edad, que ocupaba uno de los pisos, fue trasladada por la autoridades, ingresando en una residencia de mayores, persona que posteriormente falleció.

La Ciudad siempre argumentó el estado de ruina que presenta el edificio y tras enquistarse las negociaciones entre las partes, la Consejería de Fomento cumplió con su decisión de demandar a los vecinos de las viviendas de González de la Vega, que ya empezaron a recibir la documentación de las demandas de juicio verbal de desahucio por precario presentada por la Ciudad contra los ocupantes de la viviendas y que fueron admitidas a trámites por el Juzgado de Instrucción número 2.

En diciembre del pasado año, el titular del Juzgado de Instrucción número 5 dictó una sentencia por la que concede un plazo de cinco días para abandonar la vivienda a los cuatro ocupantes del primero izquierda del edificio. Era la primera de las sentencias, las demás llegarían progresivamente. 

En su resolución, el juez concluía que ninguno de los argumentos expuestos por los demandados han podido ser probados. “Ni siquiera ese contrato de arrendamiento al que aluden, lo que me permite decir que están ocupando el bien inmueble sin título legítimo alguno”.

Los afectados sostienen que en su día se les autorizó a ocupar el inmueble, un argumento que niega la Ciudad. Fomento propuso en su día a los inquilinos su traslado a otras viviendas de protección o su inclusión en el programa de alojamiento alternativo, propuestas que fueron rechazadas en todos los casos, según la Consejería.