Sucesos/Tribunales

después de más de tres horas de conversación

Un guardia civil de Ceuta evita a través de las redes el suicidio de una adolescente acosada

Raúl Narváez, el guardia civil que conjugó sus habilidades en redes sociales y su carrera de psicólogo para evitar el suicidio de una adolescente / CEDIDA
photo_camera Raúl Narváez, el guardia civil que conjugó sus habilidades en redes sociales y su carrera de psicólogo para evitar el suicidio de una adolescente / CEDIDA

Raúl Narváez es guardia civil, community manager y psicólogo. Una triple faceta que se ha conjugado para evitar a través de Twitter el suicidio de una adolescente.

Se llama Raúl Narváez y cuando no está trabajando en la Compañía de Seguridad Ciudadana de Ceuta, principalmente “haciendo control migratorio en la frontera o control de mercancías en el Tarajal”, se dedica a ser community manager de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil. “El destino”, dice Raúl, le hizo coincidir una noche con una adolescente víctima de acoso que respondió a uno de los tweets de esta asociación: “yo sufro bullying y me quiero suicidar, no puedo más”. Este tweet ha sido el comienzo de una amistad que aún perdura “y perdurará”, dice Raúl, “todas las noches nos escribimos y ella me cuenta cómo está y la sirvo de apoyo”, explica el guardia que además es psicólogo y ha salvado la vida de esta joven con su intervención a través de las redes sociales. 

captura gc

El mensaje que inspiró a la joven para contestar con su llamada de auxilio formaba parte de la campaña Danos valor para que se reconozca el trabajo de la Guardia Civil. El mensaje fue enviado pasadas las 11 de la noche y cuenta Raúl que “quiso el destino que me diera por mandar un mensaje a esa hora porque ya estaba muy cansado y estaba en un tren volviendo de un viaje, y también quiso el destino que esta chica llegara a ese tweet, no sé cómo todavía, la verdad es que no se lo he preguntado, y quiso también el destino que a mí me diera por mirar las contestaciones”, en resumen, explica Raúl, “un cúmulo de situaciones que normalmente no se hubieran dado y a partir de ahí me preocupé por la seguridad de ella y de que no cometiera ninguna locura”

gc twit

 

Raúl invitó a la adolescente, Luisa, a que le escribiera por privado y le ofreció su ayuda y a partir de ahí una conversación que se alargó hasta las tres de la madrugada “que conseguí que por fin se acostara tranquila, la verdad que yo no dormí en toda la noche y a primera hora de la mañana, tal y como la había prometido, me puse en contacto con la orientadora del centro y con el cuartel de la Guardia Civil de su población para intentar dar solución al acoso al que estaba sometida”.

 captura gc2

En más de tres horas de conversación, la adolescente remitió tweets y mensajes de whatsapp a Raúl en los que aparecía retratado el acoso “deben ser acosadores de su edad por el tipo de lenguaje que utilizaban y con insultos graves como zorra, puta, que no te quiere nadie, suicidate de una vez, la verdad que eran mensajes delictivos porque la estaban induciendo al suicidio y marcados también por connotaciones sexuales”.Captura g.c.3gc captura 4

 

La orientadora del Centro la tenía en seguimiento porque la adolescente forma parte de una familia desestructurada “aunque desconocía completamente que estaba siendo víctima de acoso y que tenía intenciones de suicidarse por lo que se puso en contacto con asuntos sociales y activó el protocolo antisuicidios”, explica Raúl satisfecho de que “todo el mundo haya actuado como debería y hayamos evitado una desgracia entre todos”.

Echando la vista atrás y haciendo análisis de su carrera profesional, ésta es una de las intervenciones de la que Raúl se siente más orgulloso, “porque el hecho de haber podido ayudar a una persona a evitar que pierda lo más importante, que es su vida, es un motivo de orgullo y satisfacción”.

Por lo que le comentan al guardia el acoso es externo al centro, pero este punto o es difícil de probar o el alférez no tiene medios para saber si es verdad. Hasta la fecha actual el alférez sigue en contacto con Luisa, escribiéndose sobre todo por la noche que es cuando ella se siente más vulnerable, tratando de que no decaiga su ánimo y retome la idea del suicidio.

Ahora la joven ha conseguido plaza en un centro especializado al que se trasladará en septiembre “y es lo mejor que le va a pasar, que cambie de aires, que conozca a gente nueva y salga de ese ambiente”.

Comentarios