Sucesos/Tribunales

Tres presos, entre ellos Abbu y Laika, trasladados a la Península tras agredir a varios trabajadores

descarga (1)
photo_camera Vehículo de la Guardia Civil trasladando a unos de los presos (C.A.)

La respuesta del centro penitenciario ha sido rápida ante incidentes puntuales de tanta gravedad. "Siempre tolerancia cero". 

El Centro Penitenciario de Ceuta ha puesto de manifiesto, una vez más, su política de tolerancia cero hacia aquellas situaciones regimentales conflictivas en las que componentes de su experimentada plantilla resulten lesionados, por infrecuentes que sean estos episodios, aun al margen de la mayor o menor repercusión mediática que puedan alcanzar y cualquiera que sea el tenor de las lesiones que lleguen a padecer los profesionales penitenciarios actuantes. No obstante, todo eso es secundario cuando hay un profesional penitenciario lesionado, aunque las lesiones sean leves, a tenor del criterio médico. Siempre tolerancia cero.

Tal es así, que los dos internos involucrados en un incidente regimental el pasado 16 de noviembre, del que se hicieron eco medios de comunicación locales, ya han sido trasladados a Establecimientos Penitenciarios de la Península, una vez más en tiempo récord, toda vez que uno de esos internos causó baja del Centro Penitenciario de “Fuerte Mendizábal” justo al día siguiente de producirse el incidente, en menos de 24 horas (conocido como ABBU); y, el otro (conocido como LAIKA), con varios señalamientos judiciales pendientes en nuestra ciudad, lo ha sido en el día de hoy, cuando ni siquiera ha transcurrido una semana desde el incidente acaecido.

Por otro lado, resulta conveniente poner de relieve que el mismo día 16 de noviembre, un tercer interno fue trasladado a otro Centro Penitenciario peninsular, clasificado en primer grado de tratamiento penitenciario (el más restrictivo que existe en prisión), por estar implicado en un incidente en el que también resultó lesionado un funcionario. El traslado de este recluso se llevó a cabo eficazmente en poco más de una semana desde que se había producido tal incidente. 

Por consiguiente, estos tres traslados de internos que han sido conducidos a Centros Penitenciarios peninsulares, se unen a la nada despreciable cifra de más de 130 traslados que ya se han materializado a lo largo del 2022, fruto de la excelente colaboración entre la penitenciaría y la Guardia Civil. En consecuencia, actualmente, en “Fuerte Mendizábal” prestan servicio unos 230 empleados públicos -profesionales altamente cualificados- y se custodia a poco más de 260 reclusos, en un clima de absoluta normalidad propicio para la satisfactoria intervención tratamental que se programa para la población reclusa, al margen de incidentes puntuales y esporádicos que, en cualquier caso, conllevan una respuesta automática por parte de la Administración Penitenciaria. Ello implica la mejor ratio funcionario-interno del país, a la espera, no obstante, de que se pueda materializar en 2023 la tan deseada ampliación de plantilla y apertura de más módulos.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad