Sucesos/Tribunales

Otro de los arrestados ha quedado en libertad

El juez manda a prisión a los dos cabecillas del salto del 26-J y deja en libertad con cargos a siete de los detenidos

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Ceuta ha decretado el ingreso en prisión de los presuntos cabecillas del asalto a la valla acaecido el pasado 26 de julio. De los ochos detenidos restantes, siete han quedado en libertad con cargos con la prohibición de salir de Ceuta y uno en libertad.

En el procedimiento, que se mantiene secreto, tanto el juez como el fiscal han oído las declaraciones de tres testigos, uno de ellos protegido. De los detenidos, solo uno ha prestado declaración, ya que los nueve restantes se han acogido a su derecho de no declarar.

También se han llevado a cabo cinco reconocimiento en rueda, en las que se han reconocido a nueve personas de las implicadas.

La comparecencia de los detenidos y los testigos se han prolongado durante toda la mañana y ha sido al filo de las cinco menos cuatro de la tarde cuando se ha conocido el auto del juez en el que se ordena el ingreso en prisión de los dos presuntos cabecillas del asalto, así como la libertad con cargos de otros siete.

El juez ha seguido el criterio del Ministerio Fiscal que a la hora de realizar la comparecencia de prisión para los dos presuntos cabecillas había solicitado prisión para ambos eludible con una fianza de 6.000 euros para cada uno.

El martes, la Guardia Civil identificó como el líder del grupo de migrantes que fue detenido como responsables de las agresiones registradas durante el salto a la valla del pasado 26 de julio. El número de arrestados asciende a diez.

La Guardia Civil identificó a los diez residentes del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) detenidos el martes  como los organizadores y directores del salto a la valla de 602 migrantes el pasado 26 de julio. Agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y del Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil, con el apoyo del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), entraron a las ocho de la mañana en el CETI para practicar los arrestos.

Según un comunicado emitido por la Guardia Civil, el grupo de detenidos mostró “fuerte resistencia” a la intervención policial. Los arrestados son ciudadanos de Guinea (7), Camerún (2) y Togo. La Guardia Civil atribuye a éste último la condición de cabecilla del grupo. En el momento de la detención, agredió a uno de los agentes, al que causó heridas leves.

Los detenidos fueron acusados de delitos de atentado, organización criminal y lesiones. Los arrestados han quedado a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de Ceuta, que declaró el secreto de las actuaciones.

El pasado 26 de julio, 602 migrantes lograban franquear la valla fronteriza y entrar en Ceuta. Las autoridades acusaron a los extranjeros de emplear una “violencia extrema” contra los agentes de la Guardia Civil. Según la versión oficial, los migrantes emplearon sierras radiales, cizallas y mazos para cortar los vallados de protección de la frontera y lanzaron recipientes de plástico con excrementos y cal viva a los guardias, a quienes habrían atacado con sprays empleados como lanzallamas, piedras y palos. La Guardia Civil revela que se intervinieron cócteles molotov y varias bolsas con hachís. La Delegación del Gobierno cuantificó el número de heridos entre los guardias civiles en 22.

Comentarios