Sucesos/Tribunales

Concluyen las sesiones del juicio

El Jurado delibera si los acusados son culpables o inocentes de la muerte de “Gufito”

Imagen de una de las sesiones del juicio / C.A.
photo_cameraImagen de una de las sesiones del juicio / C.A.

Con la conclusión de la tercera jornada, el juicio por la muerte de Mohamed Ennakra, alias “Gufito”, ha entrado en la recta final y es la hora de que los componentes del Tribunal del Jurado deliberen para alcanzar un veredicto de culpabilidad o no de los dos acusados, Fathi Z. “Fathi” e Ibad Ch. “Huveda”.

Desde las cinco de esta tarde los nueve integrantes del Jurado iniciarán sus deliberaciones y en el caso, según el magistrado presidente, de que no logren contar con uno a una hora prudencial retomarán los trabajos en la jornada de mañana. Tanto el Ministerio Fiscal como las defensas de los acusados solicitan la absolución, mientras que las representaciones procesales de los familiares, la acusación, solicitan que los dos acusados sean condenados.

En la sesión matinal, dedicada a oír los testimonios de los peritos de balística, del Instituto de Toxicología y el forense. Los primeros han declarado que la munición usada fue del calibre 38 especial,  que es disparada con arma corta. Los representantes del Instituto de Toxicología han explicado que tras el análisis de dos de las balas usadas, los disparos se realizaron a una distancia de metro o metro y medio.

Por su parte, el perito de la Policía Nacional, que fue el encargado de examinar el vehículo en el que viajaba “Gufito”, ha precisado que la víctima tenía el cristal de la ventanilla del conductor abierto y que fue por esa zona por la que entraron las balas que posteriormente impactaron en el cuerpo del fallecido, cuatro en total.

El médico forense ha detallado que el fallecimiento de “Gufito” se produjo de manera violenta y con la destrucción de centros vitales. Los cuatro disparos se hicieron de izquierda a derecha. Uno impactó en la cabeza, otro en el hombro, otro en el brazo y otro en la parte occipital, proyectil que quedó alojado en la cabeza del fallecido.

 

Conclusiones

Tras el turno de declaraciones se ha pasado a la lectura de las conclusiones a cargo de las partes.

El primer turno fue para los abogados de la acusación, Lucinia Llanos y Pablo Miquel. Tanto uno como otro letrado vinieron a coincidir que la representación procesal de los acusados no ha aportado nada y que las declaraciones de los acusados han sido confusas. Han hecho especial hincapié en que los acusados se han quedado sin coartada al no presentar como testigos a las personas con las que decían que estaban el 10 de agosto de 2014, fecha en la que ocurrieron los hechos.

Los abogados de la acusación han dejado patente que existen pruebas objetivas para decir que los dos acusados son los autores de la muerte de “Gufito”, solicitando un veredicto de culpabilidad.

El Ministerio Fiscal ha mantenido que expuso cuando el pasado lunes se inició el juicio oral, siguiendo con la tesis de la cantidad de contradicciones y las dudas que han generado las declaraciones del único testigo de la causa. Para la Fiscal, los abogados de la acusación han pretendido que los miembros del Jurado hagan un acto de fe “y aquí estamos en un Tribunal y no en una comunidad religiosa”, dijo.

La acusación, prosiguió, tiene la obligación de probar los hechos y eso, a su juicio, no ha sucedido. Para la Fiscal se trata de un asunto entre bandas, aludiendo a la poca verosimilitud de las declaraciones del único testigo. Ha solicitado al jurado que en caso de dudas beneficien a los acusados, tal y como marca nuestra legislación.

Uno de los abogados defensores de los acusados, Antonio Navas, dejó patente que la celebración de este juicio ha constituido un máximo riesgo para la presunción de inocencia, pidiendo al Jurado, al igual que la Fiscal, que no se dejase influenciar y no atendiesen a los argumentos de la acusación particular.

Criticó la actuación de la Udyco, que a su juicio, no hizo nada, aludiendo a que no se hicieron pinchazos telefónicos ni se investigara los patrimonios de los acusados, máxime cuando el Ministerio Fiscal había hecho ver la cantidad de fallos que habían tenido los acusados si se los catalogaba de sicarios.

Por último, Concha Linares, abogada de “Huveda” ha pedido al Jurado que no se deje impresionar, alegando que el testigo de cargo ni ha dicho ni ha aportado nada. Ha puesto especial énfasis a que en el juicio oral casi nadie ha tenido en cuenta la nocturnidad. Ha precisado que durante toda la instrucción del caso nunca se ha hablado de lucha de bandas, un elemento que, a su entender, se ha introducido en este juicio. Fue reiterativa en pedir al Jurado que no se deje influir y que tenga en cuenta las declaraciones y no se dejen llevar por lo que ha sucedido aquí.

Para concluir, los acusados, Fathi y Huveda, han defendido su inocencia y han negado su participación en los hechos.

Comentarios